Publicado 28/04/2021 10:04CET

A.Saudí/Irán.- Arabia Saudí dice que busca "una buena relación" con Irán si pone fin a sus "influencias negativas"

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán
El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán - -/Saudi Press Agency/dpa

Cita entre ellas los programas nuclear y balístico y su apoyo a los huthis en Yemen

MADRID, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, ha destacado que Riad busca "una buena relación" con Irán y ha añadido que ello depende de que Teherán ponga fin a sus "influencias negativas", incluido el programa nuclear y su apoyo a grupos como los huthis en Yemen.

Bin Salmán ha hecho hincapié en que las autoridades saudíes quieren que las relaciones bilaterales con Irán "crezcan y prosperen", en una entrevista emitida a última hora del martes con motivo del quinto aniversario del lanzamiento del programa Vision 2030 para la reforma económica y social en el país.

"Nuestro problema es con las influencias negativas como su programa nuclear, su apoyo a entidades regionales y su programa de misiles balísticos. Estamos trabajando con nuestros socios para encontrar soluciones a estos asuntos", ha manifestado.

Fuentes citadas por el diario 'Financial Times' indicaron a mediados de abril que altos cargos de Arabia Saudí e Irán habrían mantenido conversaciones directas a principios de este mes en un intento de restaurar sus relaciones diplomáticas, rotas desde hace cinco años.

En respuesta a las informaciones, el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Said Jatibzadé, destacó que Irán "da la bienvenida" a unas conversaciones con Arabia Saudí y añadió que "va en interés de los pueblos de ambos países y de la paz y la estabilidad regional".

Las relaciones entre Arabia Saudí e Irán, principales potencias suní y chií de la región respectivamente, entraron en una profunda crisis hace cinco años, cuando el Ministerio del Interior saudí anunció la ejecución de 47 personas condenadas por "terrorismo e incitación a la violencia", entre ellas el conocido clérigo chií Nimr al Nimr.

Ambos países mantienen numerosas tiranteces en sus intentos por lograr la hegemonía en la región, incluido su apoyo a bandos enfrentados en las guerras en Yemen y Siria, además de la firme oposición de Riad al programa nuclear de Teherán y el aparente acercamiento saudí al Gobierno de Israel, algo criticado duramente por parte de Irán.

En lo relativo a Yemen, Bin Salmán ha hecho hincapié en que "ningún país en el mundo acepta milicias en sus fronteras", en referencia a los huthis en Yemen, respaldados por Irán, y ha manifestado que espera que los rebeldes "se sienten en la mesa de negociaciones para lograr soluciones que garanticen derechos para todos".

"Si bien no hay duda de que los huthis tienen una relación cercana con el régimen iraní, no hay duda de que a fin de cuentas son árabes y es inevitable que tnegan que trabajar con sus hermanos para poner fin al conflicto", ha argüido, según ha recogido el diario saudí 'Arab News'.

La coalición internacional que lidera Riad, que apoya al presidente, Abdo Rabbu Mansur Hadi, propuso recientemente un acuerdo de alto el fuego, rechazado por los huthis, que hablaron de "maniobra política y mediática" por parte de las autoridades saudíes.

RELACIONES CON EEUU

En otro orden de cosas, Bin Salmán ha desvelado que Riad y Washington han logrado acuerdos en muchos puntos y trabajan para solucionar sus diferencias. "Como toda familia, los hermanos no están de acuerdo al cien por cien en todos los asuntos. Es similar en el caso de los gobiernos", ha reseñado.

De esta forma, ha puntualizado que los cambios en la Casa Blanca han provocado históricamente que "el margen de diferencia aumente o disminuya", si bien ha puntualizado que Riad "está de acuerdo con el 90 por ciento de las políticas del presidente (Joe) Biden".

"En las cosas en las que tenemos diferencias con ellos, cerca del diez por ciento, intentamos neutralizar el riesgo y alcanzar un entendimiento sobre ellas. Son nuestros socios desde hace más de 80 años", ha remachado el príncipe heredero saudí".

La llegada de Biden a la Casa Blanca ha provocado un cambio en las políticas estadounidenses hacia Arabia Saudí, incluida la desclasificación de un informe en el que asegura que Bin Salmán aprobó la operación en Estambul para "la captura o el asesinato del periodista Yamal Jashogi", asesinado en 2018 en el interior del consulado saudí en esta ciudad turca.

En el informe se constata que Bin Salmán tiene el control de las organizaciones de Seguridad e Inteligencia, por lo que se considera "altamente improbable que los agentes saudíes llevaran a cabo una operación de esta naturaleza sin la autorización del príncipe".

Apenas una hora después de la publicación del informe, el secretario de Estado, Antony Blinken, publicó un comunicado en el que confirmó sanciones a 76 saudíes involucrados con "amenazas a disidentes en el extranjero" más allá del caso Jashogi, si bien Bin Salmán no fue uno de los afectados.

Blinken resaltó además que Biden "ha dejado claro que la alianza debe reflejar los valores estadounidenses" y aseguró que han "dejado absolutamente claro que las amenazas extraterritoriales y asaltos contra activistas, disidentes y periodistas deben terminar".

Contador