Publicado 06/04/2021 12:28CET

Ascienden a 11.000 los desplazados a causa de la ofensiva de Estado Islámico contra Palma, en el norte de Mozambique

Archivo - Un grupo de niños observa un helicóptero.
Archivo - Un grupo de niños observa un helicóptero. - CORBAN LUNDBORG / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

La cifra de desplazados a causa de la ofensiva lanzada por Estado Islámico en África Central (ISCA) contra la ciudad de Palma, situada en el norte de Mozambique y cuyo control ha sido ya recuperado por el Ejército, ha ascendido a 11.000 según los datos facilitados este martes por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El portavoz de ACNUR, Babar Baloch, ha resaltado que "miles" de personas continúan "atrapadas" en la zona, por lo que la cifra de desplazados podría ser mayor, antes de agregar que el organismo "trabaja a contrarreloj para dar ayuda a las miles de personas que están llegando a zonas seguras en la provincia de Cabo Delgado".

"Los civiles han llegado a Pemba, Nangade, Mueda y Montepuez a pie y en barco desde el 24 de marzo, cuando se inició el ataque", ha manifestado Baloch, quien ha confirmado además que los vuelos humanitarios para evacuaciones han sido suspendidos "hasta recibir permiso de las autoridades".

Baloch ha subrayado que la mayoría de los nuevos desplazados son mujeres y niños que llegan "con pocas pertenencias" y "signos de un trauma grave a causa de las atrocidades que han presenciado". "La naturaleza repentina y mortal de los ataques ha dejado familias rutas y muchos aún no han podido huir", ha señalado.

"Entre los grupos vulnerables que han llegado a Pemba hay niños no acompañados, familias separadas y ancianos", ha revelado, al tiempo que ha hecho hincapié en que ACNUR y sus socios están entregando ayuda a los desplazados e identificando a los más vulnerables para la entrega de apoyo. "Cerca del 80 por ciento de los individuos separados son mujeres y niños", ha puntualizado.

Asimismo, ha dicho que existen "informaciones preocupantes" sobre la negativa dada por Tanzania a cerca de mil personas que intentaron huir al país para pedir asilo y ha reclamado a los países vecinos de Mozambique "que den acceso a su territorio y a los procedimientos de asilo a los que huyen de la violencia y buscan protección".

Baloch ha incidido en que los tres años de conflicto e inseguridad en el norte del país han dejado cerca de 700.000 desplazados internos, con 2020 como año con más desplazados, y ha recordado que "esta cifra podría superar la barrera del millón en junio de este año si la violencia no se detiene".

Por otra parte, ha resaltado que el aumento de la violencia ha afectado a la sanidad y el acceso a la comida, lo que se suma a la carga de los desastres naturales y los brotes de enfermedades, incluidas la COVID-19. Por ello, ha pedido más financiación y ha recordado que el llamamiento a recaudar 19,2 millones de dólares (cerca de 16,3 millones de euros) para operaciones en Cabo Delgado está financiado al 40 por ciento.

El portavoz del Mando Norte de Operaciones del Ejército mozambiqueño, Chongo Vidigal, resaltó el domingo que las operaciones concluyeron con las comprobaciones sobre la ausencia de yihadistas en el área del aeródromo, que describió como "totalmente segura". Maputo ha abogado por garantizar el retorno de los desplazados por la violencia.

La provincia de Cabo Delgado es escenario desde octubre de 2017 de ataques obra de milicianos islamistas conocidos como Al Shabaab, sin relación con el grupo homónimo que opera en Somalia y que mantiene lazos con Al Qaeda. Desde mediados de 2019 han sido reivindicados en su mayoría por ISCA, que ha recrudecido sus acciones desde marzo de 2020.

Contador