Assange reclama a Ecuador la carta en la que Reino Unido garantiza que no será extraditado a EEUU

Actualizado 13/12/2018 8:48:56 CET
Julian Assange
REUTERS / PETER NICHOLLS - Archivo

   QUITO, 12 Dic. (Reuters/EP) -

   El fundador de Wikileaks, Julian Assange, ha reclamado a Ecuador que le entregue la carta en la que Reino Unido garantiza que no será extraditado a ningún país donde su vida pueda correr peligro, en una supuesta alusión a Estados Unidos, durante la audiencia judicial que se ha celebrado este miércoles por su estancia en la Embajada en Londres.

   El Gobierno de Lenín Moreno ha impuesto a Assange, que lleva seis años recluido de forma voluntaria en la sede diplomática para no ser entregado a Estados Unidos, un protocolo de conducta para que el 'hacker' australiano se ocupe de su cuidado personal y del de su gato y que regula también sus visitas y comunicaciones con el exterior.

   Assange ha acudido a los tribunales ecuatorianos para anular este protocolo, que considera abusivo. Ha estado representado por el abogado Carlos Poveda, aunque también ha comparecido por videoconferencia para exponer su situación en la Embajada, según informa el diario local 'El Universo'.

   De acuerdo con el rotativo ecuatoriano, ha acusado a la nación andina de espiarle y entregar la información obtenida al FBI para que avance en la investigación en su contra, de vetar sus contactos con el exterior y, como consecuencia de todo ello, de debilitar su salud.

   El procurador general de Ecuador, Íñigo Salvador, ha contado respecto a esto último que Assange "se ha sometido a un examen médico de los previstos en el protocolo", pero que desconocen sus resultados porque "naturalmente, tratándose de un tema íntimo, se guarda absoluta reserva".

   No obstante, el funcionario ecuatoriano ha declarado que, a juzgar por la intervención del fundador de Wikileaks ante la sede jurisdiccional, "está coherente, está lucido". "No se le ve particularmente afectado en su salud", ha recalcado Salvador.

   Por su parte, Poveda ha denunciado que, a pesar de que teóricamente dicho protocolo está destinado a "regular la convivencia" en la Emabajada, "más bien parece que asistimos a un régimen penitenciario en donde estaría purgando una condena, no un derecho".

   Además, el representante legal de Assange ha aprovechado el momento para exigir a Moreno que les entregue la carta donde Reino Unido garantiza que no extraditará a Assange a Estados Unidos. "Una insistencia legal y hasta justa", ha valorado.

   El presidente ecuatoriano reveló la semana pasada que, como parte de las gestiones de su Gobierno para llegar a un acuerdo con Reino Unido que permita resolver la situación de Assange, ambos países han pactado "un camino" para garantizar que no sea entregado a un tercer país, lo que le daría vía libre para abandonar la Embajada en Londres.

   Moreno precisó que "casualmente" el Ejecutivo de Theresa May ha enviado una comunicación oficial a Ecuador en la que explica que la Constitución británica impide extraditar a una persona a un país donde su vida corra peligro, en lo que sería una referencia indirecta a Estados Unidos.

CASO ASSANGE

   El anterior Gobierno ecuatoriano, presidido por Rafael Correa, concedió a Assange asilo político en junio de 2012 pero Reino Unido, donde se encontraba en esos momentos, se negó a concederle un salvoconducto para que viajara a Ecuador alegando que debía ejecutar una orden de detención cursada por la Justicia sueca.

   En Suecia, estaba acusado de varios cargos de abuso sexual, entre ellos una supuesta violación, la acusación más grave. En estos años, la Fiscalía sueca ha archivado todas las causas contra Assange, bien por prescripción, bien por falta de pruebas.

   Sin embargo, Reino Unido ha aclarado que en cuanto el fundador de Wikileaks ponga un pie en suelo británico será detenido porque las autoridades británicas también le acusan de violar las condiciones de su libertad condicional, lo que ha prolongado su estancia en la Embajada ecuatoriana en Londres.

   Desde su llegada al Palacio de Carondelet, Moreno ha intentado negociar con Reino Unido una solución definitiva al caso Assange, que considera un problema heredado de su antecesor, Rafael Correa, con quien se ha ido enemistando en este año y medio de mandato.

   Assange teme ser extraditado a Estados Unidos, donde se le acusa de publicar cientos de miles de documentos clasificados que fueron filtrados por la soldado Chelsea Manning sobre las guerras de Irak y Afganistán.

Para leer más