Publicado 17/04/2020 18:51:49 +02:00CET

Atacados tres centros de atención a pacientes de ébola en RDC tras unas protestas por los nuevos casos detectados

RDCongo.- Atacados tres centros de atención a pacientes de ébola en Beni tras pr
RDCongo.- Atacados tres centros de atención a pacientes de ébola en Beni tras pr - Kitsa Musayi/dpa - Archivo

MADRID, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

Al menos tres centros de atención a pacientes de ébola fueron atacados el jueves en la localidad de Beni, situada en el este de República Democrática del Congo (RDC), durante una protesta contra la detección de nuevos casos a pocos días de que las autoridades decretaran el fin de la epidemia.

Según las informaciones recogidas por la emisora congoleña Radio Okapi, una de las instalaciones atacadas se encuentra en la comuna de Bungulu. Los asaltantes rompieron un lavabo y numerosos cristales y sillas que se encontraban en el interior.

Posteriormente, atacaron un centro situado en el barrio de Kanulili Nzuli, tras lo que se dirigieron a cometer actos similares en un centro sanitario en Ngongolio. Fuentes policiales han asegurado que al menos seis personas han sido arrestadas tras los incidentes, entre ellos tres menores de edad.

RDC y el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, confirmaron el 10 de abril un nuevo caso de ébola en Beni, un hombre de 26 años.

Tanto este paciente como una niña de once años que estaba ingresada en el mismo centro de salud han fallecido en los últimos días por el virus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió el martes que el brote de ébola en República Democrática del Congo (RDC) siga siendo considerado como una emergencia sanitaria internacional, tras los últimos fallecidos detectados a pocos días de que el país declarara el fin de la epidemia.

Esta situación llevó al cierre de dos centros médicos a los que acudió el citado hombre y a la puesta en cuarentena a todo el personal sanitario ante el riesgo de que estén contagiados.

Las autoridades congoleñas esperaban declarar el fin de la epidemia el 13 de abril, cuando se cumplían los 42 días necesarios sin nuevos casos desde el último alta para dar el brote por concluido.

Ante los nuevos casos, el Comité de Emergencia de la OMS indicó el 14 de abril que "si bien hay un riesgo bajo de propagación internacional del ébola, la situación sigue siendo una emergencia sanitaria internacional que requiere coordinación y apoyo internacional".

Desde que comenzó el brote se han detectado 3.456 casos de ébola, con las provincias de Ituri y Kivu Norte como principales focos de la enfermedad, con un total de 2.276 fallecidos, una tasa de mortalidad en torno al 66 por ciento.

El brote se ha convertido así en el más mortífero en la historia del país, sólo superado a nivel mundial por la epidemia que se cebó a partir de 2014 con la zona occidental de África, donde perdieron la vida más de 11.000 personas.