Actualizado 06/02/2012 15:02 CET

Aumentan a 93 los homicidios cometidos en Salvador de Bahía

BRASILIA, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El número de homicidios cometidos en Salvador de Bahía, en la costa oriental de Brasil, desde que la Policía Militar inició una huelga en el estado de Bahía, el martes pasado por la noche, ha aumentado a 93. Mientras, unos 600 miembros del Ejército han rodeado la Asamblea Legislativa estatal para que la Policía Federal pueda ejecutar las órdenes de detención dictadas contra varios huelguistas que ocuparon este edificio la semana pasada.

   Solo desde la pasada madrugada se han registrado cuatro homicidios en la región metropolitana de Salvador, aunque el día más violento fue el viernes pasado, cuando murieron 32 personas, según ha afirmado este lunes la Secretaría de Seguridad de Bahía, citada por el periódico 'Folha'.

   Las autoridades de Bahía cuentan con el apoyo de más de 2.500 miembros de las Fuerzas Armadas y la Fuerza Nacional para patrullar Salvador, Feira de Santana, Barreiras y Paulo Afonso, además de cuatro vehículos blindados Urutu que ya circulan por Salvador.

   El gobernador de Bahía, Jaques Wagner, afirmó este fin de semana en una entrevista que los policías militares en huelga son los responsables de los crímenes que se están cometiendo en Salvador porque están promoviendo un "baño de sangre" para amedrentar a la población.

ENFRENTAMIENTOS

   Desde la pasada madrugada, efectivos del Ejército y de la Policía Civil y también las fuerzas de choque de la Policía Militar tienen rodeada la Asamblea Legislativa, donde un grupo de huelguistas han acampado y se han producido disturbios.

   Policías militares y familiares de huelguistas que han intentado entrar en el edificio se han enfrentado a las fuerzas federales, que han usado balas de goma y gas pimienta para restablecer el orden, aunque nadie ha resultado herido.

   Los policías militares, que piden la incorporación de gratificaciones en sus salarios y rechazan la propuesta de aplicar un recorte del 6,5 por ciento, han advertido de que responderán si en la Asamblea entran hombres armados.

   Según las fuerzas federales, el objetivo del cerco es cumplir las órdenes de arresto dictadas contra doce policías miliares, uno de los cuales fue detenido este domingo. La Secretaría de Seguridad de Bahía afirma que estas personas lideran el movimiento de protesta y son responsables de actos de vandalismo.

   El presidente de la Asociación de Policías, Bomberos y sus Familiares, el soldado Marco Prisco, pidió este domingo a los huelguistas concentrados en la Asamblea Legislativa que resistan a una eventual evacuación pero no usen armas de fuego.

   El presidente de la Asamblea Legislativa, Marcelo Nilo, había dado un ultimátum a los policías militares para que desocupasen el edificio a medianoche. "Quiero de vuelta la Cámara que presido. No puedo permitir que el poder legislativo se convierta en un escondite para forajidos", declaró. Según 'Folha', en la madrugada del sábado había entre 800 y 1.000 personas en el interior.