Aumentan las agresiones por motivación ideológica en un Brasil muy dividido antes de las elecciones

Policías de Brasil tras un acto de Jair Bolsonaro en Río de Janeiro
REUTERS / SERGIO MORAES
Publicado 24/10/2018 23:45:51CET

   RÍO DE JANEIRO, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Las agresiones por motivaciones ideológicas han aumentado en la campaña electoral de un Brasil polarizado y crispado con sus dirigentes, alcanzando unas cifras que preocupan a la población.

   "Muchas de estas agresiones pueden haber sido crímenes de odio motivados por la discriminación racial, de género, de orientación sexual e identidad de género, o incluso por la opinión política", ha expresado Amnistía Internacional Brasil mediante un comunicado.

   Tan sólo en los diez primeros días de octubre fueron contabilizadas 70 agresiones por motivaciones políticas, según el registro periodístico de la Agencia Pública de Brasil.

   Un total de 50 de los actos violentos contabilizados fueron llevados a cabo por seguidores del candidato ultraderechista Jair Bolsonaro, que se impuso en la primera vuelta del 7 de octubre con el 46% de los votos. Sus partidarios, en cambio, fueron víctimas de seis de las agresiones.

   Encendió todas las alarmas el asesinato, en la noche electoral, del músico 'capoerista' Romualdo Rosário da Costa, conocido con el sobrenombre de Moá de Katendé.

   El suceso tuvo lugar en una zona turística de Salvador de Bahía, cuando el músico se cruzó en la discusión entre el dueño de un bar que había votado a Fernando Haddad (Partido de los Trabajadores, 29% de voto) y Paulo Sérgio Ferreira de Santana, un cliente supuestamente seguidor de Bolsonaro, defendiendo al primero.

   El presunto partidario del candidato ultraderechista abandonó el lugar para volver 20 minutos después con un cuchillo, con el que asestó doce puñaladas a Romualdo Rosário.

   Las primeras informaciones aparecidas en los medios brasileños apuntaban a que el asesino habría confesado "motivaciones políticas" como causa del homicidio.

   Sin embargo, horas después, Paulo Sérgio Ferreira dijo ante los periodistas todo lo contrario, que no había motivación política, provocando la reacción de Bolsonaro en la red social Twitter. "¡Prensa basura! El asesino del profesor de capoeira no es elector de Bolsonaro", escribió el candidato.

   Ese mismo día, a centenares de kilómetros de distancia, en Curitiba, el periodista Guilherme Daldin, que vestía una camiseta con la cara del expresidente Luiz Inácio Lula Da Silva (PT, 2003-2011) fue atropellado por un conductor que se dio a la fuga mientras gritaba "vamos a acabar con todos los comunistas".

   "Estaba de espaldas. No lo pude ver. Solo lo sentí golpearme. La rueda pasó por encima de mi pie y caí al suelo. Todo fue muy rápido. A algunas manzanas de allí unos amigos se acercaron al conductor y le preguntaron por qué me había atropellado. Él amenazó con coger un arma y mis amigos se alejaron. Por fortuna no sucedió nada más grave", ha comentado Daldín.

   "Al día siguiente fui a la Policía Civil a denunciar y me encontré con los ordenadores públicos de los funcionarios del Estado repletos de adhesivos de Bolsonaro. Eso, además de ser un crimen, me provocó un sentimiento de total impotencia. Me sentí coaccionado", ha añadido.

   "Tengo la absoluta certeza de que con Bolsonaro en el poder, la promoción de la barbarie y la incitación a la violencia ganarán fuerza institucional, transformando el odio colectivo, la violencia puntual, en política de Estado a través de los órganos de represión", opina Daldín.

AGRESIONES A MIEMBROS DE LA COMUNIDAD LGTBI

   Julyana Rezende Ramos, una carioca transexual, también fue agredida en Río de Janeiro durante la jornada electoral del 7 de octubre. Iba a su centro de votación cuando fue abordada por tres personas. Le preguntaron a quién votaría y, cuando respondió que optaba por Haddad, le dieron varios golpes en la cabeza con una barra de hierro que supusieron diez puntos de sutura en el hospital.

   "Me comenzaron a decir que Bolsonaro iba a ganar las elecciones y a acabar con los desviados. Perdí mucha sangre" comenta Julyana.

   La comunidad LGTBI ha sido objetivo de los violentos. La red social homosexual para encontrar pareja 'Grindr' llegó a emitir una advertencia sobre el aumento de las agresiones.

   "Si infelizmente Bolsonaro ganara las elecciones yo creo que va a instalarse una guerra contra los gays y negros", ha expresado Neno Ferreira, presidente de la ONG Aganim, que ha atendido el caso de Julyana.

   Fue destacado también el caso de una periodista del 'Jornal Commercial de Pernambuco', a quien unas personas con la camiseta de Bolsonaro le preguntaron si era una "pijita de izquierdas" y le dijeron que la iban a violar.

   En la semana postelectoral, además, una decena de jóvenes atacaron con botellas de cristal a un estudiante de la Universidad Federal de Panamá que portaba una gorra del 'Movimiento Sin Tierra' mientras le gritaban "¡Aquí está Bolsonaro!".

BOLSONARO RECUERDA QUE ÉL FUE APUÑALADO

   El candidato ultraderechista, que promueve mano dura contra los criminales, y una política de armas para todos con el objetivo de luchar contra la delincuencia, ha recalcado que la violencia es bidireccional.

   "El que ha sido víctima de una puñalada he sido yo. ¿Qué tengo que ver con eso? Lo lamento y pido que no se repita, pero no tengo el control sobre los millones de personas que me apoyan", ha dicho, recordando haber sido víctima de un apuñalamiento el pasado 6 de septiembre, por parte de un hombre de 40 años, que le mantuvo en el hospital cerca de un mes.

   "La violencia viene de otro lado. La intolerancia viene de otro lado. Soy prueba de ello", ha añadió el candidato ultraderechista.

   También en el fin de semana electoral, un profesor de la Universidad Federal Recôncavo de Bahía atropelló a varias personas que vendían camisetas de Bolsonaro, según reportó la TV Récord.

   Ignacio Cano, sociólogo de la Universidad del Estado de Río de Janeiro, cree la violencia es consecuencia de las políticas de Bolsonaro. "La violencia no se esconde, sino que se explicita. En algunos casos el candidato se aleja después, pero su retórica es muy agresiva", ha expresado.

   En este sentido, ha indicado que esto puede continuar si Bolsonaro gana las elecciones "por la promesa oficial de que la Policía va a matar más y que la actuación del Estado va a ser más truculenta" y por "la autorización implícita a grupos e individuos que se sienten inspirados por esta corriente política", ha expresado.

   Bolsonaro marcó el 57% de intención de votos válidos en una encuesta publicada este martes por la agencia Ibope, mientras su rival Haddad recogería el 43% del apoyo según el mismo sondeo.

Contador