Publicado 05/07/2022 23:46

Aumentan a siete los muertos en el tiroteo de Chicago y la Policía de EEUU dice que estaba planeado "durante semanas"

05 July 2022, US, Chicago: A police officer picks up a national flag left behind at the scene where an unknown perpetrator fired shots during a Fourth of July parade in Highland Park, killing at least six people and injuring 24. Photo: Stacey Wescott/Chic
05 July 2022, US, Chicago: A police officer picks up a national flag left behind at the scene where an unknown perpetrator fired shots during a Fourth of July parade in Highland Park, killing at least six people and injuring 24. Photo: Stacey Wescott/Chic - Stacey Wescott/Chicago Tribune/d / DPA

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Policía del condado de Lake, en Illinois, ha elevado a siete la cifra de fallecidos tras el tiroteo del lunes en Highland Park, a las afueras de la ciudad estadounidense de Chicago, presuntamente perpetrado por Robert E. Crimo, quien se estima que llevaba planeando el ataque "durante semanas".

La alcaldesa de Highland Park, Nancy Rotering, ha confirmado este martes una séptima víctima por el tiroteo, que ha dejado un total de 39 personas heridas repartidas por los centros sanitarios de la zona, según recoge la cadena estadounidense CNN.

Por su parte, el subjefe de la Oficina del Alguacil de Lake, Christopher Covelli, ha ofrecido declaraciones a los medios de comunicación en las que ha informado de algunos detalles de las investigaciones en marcha, si bien ha incidido en que la información es "preliminar".

"Según dónde nos encontramos, en este punto de la investigación (...) creemos que Crimo planeó previamente este ataque durante varias semanas", ha explicado Covelli respecto al supuesto autor del tiroteo en Highland Park durante el desfile del 4 de julio, jornada en la que Estados Unidos celebra el Día de la Independencia.

El subjefe de Policía ha detallado también que, por el momento, se desconoce los motivos que impulsaron a Crimo a abrir fuego, y que no se cuenta con información para determinar si se trata de un ataque racista, por motivos religiosos u otras razones.

Asimismo, Covelli ha informado de que "no hay indicios de que haya alguien más involucrado en este ataque", con lo que "todos los indicios" apuntan a que Crimo habría actuado en solitario.

Estos primeros detalles de lo ocurrido durante la celebración del 4 de Julio no son suficientes para las autoridades para presentar cargos contra el sospechoso, pues tanto la Policía como la Fiscalía se encuentran aún recabando y revisando "información crítica".

"Una vez que estemos en un punto en el que estemos listos para revisar toda esa información para los cargos, nos sentaremos con el fiscal del estado" para discutir los posibles cargos penales contra Crimo, ha asegurado Covelli, quien ha trasladado que los cargos se podrían presentar este mismo martes.

Crimo se encuentra aún bajo custodia mientras que investigadores y empleados de la Oficina del Fiscal del estado revisan la información en el marco de la investigación del suceso, que además de los seis muertos dejó también más de una treintena de heridos.

Según la emisora WBBM, apenas diez minutos después del inicio del desfile se escucharon hasta 20 detonaciones de arma de fuego, aunque este martes las autoridades han elevado a hasta 70 las rondas disparadas contra la multitud. Al llegar, los agentes confirmaron múltiples víctimas en un lugar que, según un testigo, "parecía una zona de guerra".

Uno de los vídeos publicados en redes sociales muestra a los espectadores sentados en un bordillo cuando alguien grita "¡disparos!" y los componentes de una de las bandas del desfile comienza a correr hacia adelante y el resto de la gente también huye.

REACCIÓN DE LA CASA BLANCA

El presidente estadounidense, Joe Biden, publicó el lunes un comunicado en el que denuncia la "epidemia de violencia con armas de fuego", y trasladó su "conmoción" un nuevo episodio de "violencia sin sentido" el día en que Estados Unidos celebraba su Independencia.

Asimismo, Biden aprovechó para recordar que recientemente ha firmado una ley sobre armas de fuego, respaldada por demócratas y republicanos, que "salvará vidas". "No voy a rendirme en la lucha contra la epidemia de violencia con armas de fuego", remachó.

El mandatario ha ordenado este martes que la bandera de Estados Unidos ondee a media asta en la Casa Blanca y "en todos los edificios y terrenos públicos", así como instalaciones militares, hasta la medianoche del sábado.