Publicado 11/08/2020 15:15CET

El aumento de la violencia en Darfur Occidental obliga a 2.500 personas a huir a Chad en el último mes, según ACNUR

Sudán.- El aumento de la violencia en Darfur Occidental obliga a 2.500 personas
Sudán.- El aumento de la violencia en Darfur Occidental obliga a 2.500 personas - UNAMID/HAMID ABDULSALAM - Archivo

MADRID, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha denunciado este martes que el aumento de la violencia en el estado sudanés de Darfur Occidental ha obligado a 2.500 personas a desplazarse a Chad en el último mes.

Babar Baloch, portavoz del organismo de la ONU, ha advertido de que los enfrentamientos étnicos en el oeste del país han afectado a unas 20.000 personas, la mayoría de ellas mujeres y niños.

Tal y como ha explicado, muchos de los refugiados que acaban de llegar a Chad habían vuelto a territorio sudanés a principios de este año. Entre los últimos ataques perpetrados se encuentra el registrado el 25 de julio en la localidad de Masteri, en Darfur Occidental, donde 61 miembros de la comunidad masalit murieron y otros 88 resultaron heridos.

Los ataques, muchos de ellos perpetrados por grupos de nómadas armados, han dejado viviendas incendiadas y comunidades completamente destruidas, según ha manifestado Baloch, que ha señalado que más del 80 por ciento de los que llegan a la frontera chadiana son mujeres, niños y personas mayores que "huyen para salvar sus vidas de la violencia".

"Muchos han presenciado la violencia extrema", ha lamentado el portavoz de ACNUR. Una mujer de 25 años ha relatado al personal de ACNUR desplegado en Sudán que su marido murió tras ser apuñalado, por lo que tuvo que huir para "salvar la vida de sus tres hijos".

ACNUR, en colaboración con el Gobierno de Chad, está reasentando a los refugiados que llegan a las zonas fronterizas en el campo de desplazados de Kuchaguine-Mura. El campo daba cobijo hasta ahora a unos 6.000 sudaneses que llegaron a la zona el pasado mes de febrero.

Sin embargo, el desplazamiento en convoy hasta el campo es "demasiado lento" debido a las malas condiciones de las carreteras y a las fuertes lluvias registradas. Los primeros dos convoyes con 443 refugiados a bordo llegaron a la zona la semana pasada.

En el campo de desplazados, los refugiados reciben refugio, agua, alimentos y un kit de primeros auxilios. Además, tienen acceso a medidas de seguridad contra la COVID-19 y a asistencia sanitaria.

A pesar de que las autoridades sudanesas han desplegado fuerzas adicionales para controlar la zona en la región, los ataques siguen siendo impredecibles en Darfur Occidental. Por su parte, la comunidad masalit y los líderes tribales de etnia árabe han iniciado una serie de conversaciones en la ciudad de El Geneina, capital del estado.

Chad acoge actualmente a unos 476.000 refugiados y solicitantes de asilo, entre los que se encuentran unos 365.000 procedentes de Sudán, según datos de la ONU, que ha trasladado su agradecimiento al Gobierno chadiano por darles "acceso a su territorio a pesar de que la frontera está cerrada como medida de prevención del coronavirus".