Publicado 16/03/2021 06:08CET

Australia.- La ministra de la Mujer de Australia enfrenta críticas por comentarios del primer ministro sobre protestas

Prime Minister Scott Morrison during Question Time in the House of Representatives at Parliament House in Canberra, Monday, March 15, 2021. (AAP Image/Mick Tsikas) NO ARCHIVING
Prime Minister Scott Morrison during Question Time in the House of Representatives at Parliament House in Canberra, Monday, March 15, 2021. (AAP Image/Mick Tsikas) NO ARCHIVING - AAPIMAGE / DPA

MELBOURNE, 16 Mar. (DPA/EP) -

La ministra de la Mujer de Australia, Marise Payne, se ha visto obligada a defender los comentarios del primer ministro, Scott Morrison, quien consideró un "triunfo" que los manifestantes que asistían a las concentraciones nacionales contra la violencia y el acoso sexual a las mujeres no fueran "recibidos con balas".

Mientras miles de personas salían a las calles de todo el país para las concentraciones de la "Marcha por la Justicia" el lunes, Scott Morrison aseguró en el Parlamento que era un "triunfo de la democracia" que los activistas pudieran manifestarse pacíficamente.

"No muy lejos de aquí, tales marchas, incluso en estos momentos, son recibidas con balas, pero no en este país", aseguró el primer ministro.

Sus declaraciones fueron recibidas con abucheos por parte de la oposición y desde entonces han sido ampliamente criticadas.

Las concentraciones, que tuvieron lugar el domingo y el lunes, se han visto impulsadas por las recientes acusaciones de agresión sexual contra un empleado del Gobierno conservador de Morrison, quien se ha enfrentado a una creciente presión por su gestión de las acusaciones de violación en la Casa del Parlamento en 2019.

Payne, que no asistió a las concentraciones, ha asegurado a los periodistas en Canberra que la "observación de Morrison sobre la oportunidad de protestar pacíficamente y con seguridad en Australia es importante."

"Nuestra democracia sí proporciona a los australianos esa oportunidad", ha puntualizado.

Payne también ha defendido la decisión de Morrison de no dirigirse a los manifestantes a pesar de que se celebró una concentración en la explanada del Parlamento.

Aunque la marcha "planteó algunos puntos muy importantes sobre cuestiones que preocupan a muchas mujeres australianas", ella ya había tenido la oportunidad de "hablar de eso" y de sus propias opiniones, en particular durante el Día Internacional de la Mujer, ha concluido.