Actualizado 02/10/2015 17:51 CET

Rousseff elimina ocho de los 39 ministerios de Brasil

   La presidenta da más espacio a su aliado el PMDB para facilitar la gobernabilidad

   RÍO DE JANEIRO, 2 Oct. (Notimérica) -

   La presidenta Dilma Rousseff ha anunciado este viernes que elimina ocho de sus 39 ministerios, dos menos de los previstos, en una reforma que tiene como intención lanzar un mensaje de austeridad y al mismo tiempo dar más espacio a sus partidos aliados para facilitar la gobernabilidad.

   Rousseff ha anunciado la creación de la Comisión Permanente de Reforma del Estado, que se encargará de adelgazar las estructuras del Gobierno; se eliminarán 30 secretarías, se reducirá un 10% el sueldo de los ministros y se eliminará 3.000 cargos comisionados, según ha prometido.

   La presidenta ha admitido que al margen de un ahorro en las cuentas se buscaba "una mayoría que amplié la gobernabilidad", y esto se ha traducido en dar más espacio a su principal formación aliada, el Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), que estará al mando siete ministerios, uno más que hasta ahora.

    Aunque en un principio se dijo que se eliminarían diez ministerios Rousseff ha cedido y no ha suprimido Desarrollo Social, que iba a fusionarse dentro del nuevo ministerio de Trabajo, y tampoco ha quitado el estatus de ministerio a la Controladoría General de la Unión (CGU), que tienen un importante papel en las denuncias de corrupción del caso Petrobras.

   Uno de los cambios más importantes afecta a la Casa Civil, cargo considerado equivalente al de primer ministro; Aloizo Mercadante (Partido de los Trabajadores) deja su cargo y será sustituido por Jacques Wagner (PT), que hasta ahora se encargaba de Defensa y es un hombre de confianza tanto de Rousseff como del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

   Mercadante vuelve al Ministerio de Educación --donde ya estuvo en el primer mandato de Rousseff-- y sale el actual ministro Janine Ribeiro, tan solo cinco meses después de asumir su cargo. Por este ministerio han pasado seis ministros diferentes desde que Rousseff inició su mandato en enero de 2011, algo significativo teniendo en cuenta que el actual Gobierno de Rousseff tiene como lema 'Brasil, patria educadora'.

   El otro buque insignia de la gestión del PT es la Sanidad, por eso ha llamado mucho la atención que Rousseff haya entregado esta cartera al PMDB; Marcelo Castro se encargará de gestionar uno de los presupuestos más abultados del Gobierno en sustitución de Arthur Chioro (PT).

   Otro de los nombramientos que más ha llamado la atención es el del diputado Celso Pansera (PMDB) como ministro de Ciencia y Tecnología, ya que está considerado un hombre de confianza y fiel seguidor del presidente de la Cámara, Eduardo Cunha, enfrentado desde hace tiempo con Rousseff y además implicado en el caso Petrobras.

   La reforma se produce después de tres semanas de difíciles negociaciones con los partidos aliados, que reclamaban más espacio de poder; a cambio Rousseff pretende garantizarse cierta estabilidad para poder aprobar las medidas de ajuste en el Congreso Nacional y alejar las posibilidades de un 'impeachment'.

   "Es una acción legítima, de un gobierno de coalición. Por eso todo se ha hecho de forma clara. Se trata de articulación política para traer un ambiente de diálogo"; ha dicho Rousseff, consciente de las críticas que han arreciado tanto desde el PT como desde muchos simpatizantes y movimientos sociales, que la acusan de haber 'vendido' el Ejecutivo al PMDB.

   En realidad la reforma elimina diez ministerios --Gabinete de Seguridad Institucional, pesca y Agricultura, Pensiones, Secretaría de Asuntos Estratégicos, Derechos Humanos, Micro y Pequeña Empresa, Política para las Mujeres, Igualdad Racial, Relaciones Institucionales y Secretaría General de la Presidencia-- y crea dos nuevos: Ciudadanía y Secretaría del Gobierno, por lo que el ahorro total es de ocho.