Publicado 14/09/2020 17:42:40 +02:00CET

Bachelet alerta del "tenso contexto político" en el que arranca la campaña a las presidenciales en Costa de Marfil

C.Marfil.- Bachelet alerta del "tenso contexto político" en el que arranca la ca
C.Marfil.- Bachelet alerta del "tenso contexto político" en el que arranca la ca - Rick Bajornas/United Nation Phot / DPA - Archivo

MADRID, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha expresado este lunes su preocupación por el "tenso contexto político" en el que ha arrancado la campaña electoral en Costa de Marfil, donde el presidente, Alassane Ouattara, ha anunciado que se presentará a un tercer mandato.

Bachelet ha señalado que en el país hay "detonantes de violencia preexistentes relacionados con los asuntos de nacionalidad", así como "divisiones tóxicas en materia regional y étnica, desigualdades económicas, discriminación e impunidad por los crímenes pasados".

"Es probable que las divisiones en la sociedad se amplíen con la intensificación de la campaña política y el endurecimiento de las posiciones", ha advertido, al tiempo que ha destacado que se ha registrado "un aumento del discurso de odio en las redes sociales".

Por todo ello, Bachelet ha reclamado a las autoridades marfileñas que garanticen que los derechos de toda la población "son totalmente protegidos y respetados durante este importante periodo electoral".

Las tensiones políticas han ido en aumento en las últimas semanas, especialmente después de que Ouattara anunciara su candidatura a un tercer mandato tras el fallecimiento en julio del primer ministro y candidato gubernamental, Amadou Gon Coulibaly.

El mandatario, que había prometido no concurrir a las urnas, argumentó que finalmente había decidido "responder favorablemente al llamamiento de los ciudadanos" y presentar su candidatura a los comicios, previstos para el 31 de octubre.

De esta forma, defendió que se presentará "ante un caso de fuerza y por deber ciudadano", después de que su formación, la Agrupación de Houphouetistas por la Democracia y la Paz (RHDP), le pidiera que aceptara la nominación a raíz de la muerte de Gon Coulibaly.

Los principales partidos opositores, el Partido Democrático de Costa de Marfil (PDCI) del expresidente Henri Konan Bédié y el Frente Popular Marfileño (FPI) del también expresidente Laurent Gbagbo, se han pronunciado firmemente contra los planes de Ouattara.

Bédié ha sido confirmado oficialmente como candidato del PDCI a las urnas, mientras que el FPI ha nominado a Pascal Affi N'Guessan, después de que el nombre de Gbagbo no fuera incluido entre los posibles candidatos, lo que ha provocado divisiones también dentro de la formación.

Sin embargo, la coalición Juntos por la Democracia y la Soberanía (EDS) ha presentado la candidatura de Gbagbo a las presidenciales, a pesar del veto de la comisión electoral, por lo que será el Consejo Constitucional el que se pronuncie de forma definitiva sobre la misma.

Por su parte, la Generación y Pueblos Solidarios (GPS) nominó simbólicamente el domingo como candidato a Guillaume Soro, quien se encuentra fuera del país, tal y como ha recogido la agencia estatal marfileña de noticias, AIP.

Soro, que vive exiliado en Francia, también fue condenado el pasado abril a 20 años de cárcel por malversación de fondos y blanqueo. El antiguo líder rebelde y expresidente de la Asamblea Nacional fue inicialmente aliado de Ouattara, quien accedió al poder en las elecciones de 2010 aupado por su apoyo.

Muchos marfileños temen que otra polémica electoral pueda conducir a una nueva oleada de violencia como la registrada tras los comicios de 2010, cuando Gbagbo se negó a reconocer la victoria de Ouattara, que remachó una década turbulenta en la que Costa de Marfil tiró por tierra años de avance próspero y estable.

Contador