Publicado 31/01/2020 16:43:34CET

Balcanes.- Borrell propone nombrar un representante de la UE para acompañar el diálogo entre Serbia y Kosovo

BRUSELAS, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Alto Representante de la UE en Política Exterior, Josep Borrell, ha propuesto este viernes nombrar un representante europeo que se encargue de seguir e impulsar el diálogo entre Serbia y Kosovo, que el bloque ve imprescindible para las aspiraciones de ambos para acceder a la UE.

Durante una rueda de prensa junto al presidente serbio, Aleksandar Vucic, en su primera visita a Belgrado, el jefe de la diplomacia ha subrayado la importancia de que se reactive el diálogo entre ambos vecinos para normalizar sus relaciones. "El resultado de ese diálogo será el que quieran los serbios y los kosovares, pero desde la UE tenemos que comprometernos más que lo que hemos hecho en los últimos meses con estas conversaciones", ha asegurado Borrell.

Por ello, ha propuesto establecer la figura de un representante de la UE que pueda hacer un seguimiento exhaustivo de las conversaciones, una vez se inicien. Según Borrell, este funcionario le ayudaría a facilitar el proceso y podría seguir de cerca la situación e impulsar los esfuerzos de cara a cerrar un acuerdo.

Ha admitido que el hecho de que las conversaciones hayan estado congeladas ha perjudicado al proceso, ya que el propio Vucic le ha transmitido que la propuesta que podría haber ofrecido hace un tiempo ya ha caducado.

"Bueno, esto es una postura inicial", ha dicho Borrell quitando hierro al asunto, y reiterando que, en todo caso, del lado serbio "habrá que poner algo encima de la mesa". En ese momento, ha recordado que el devenir de las conversaciones entre Begrado y Pristina es "crucial" para las perspectivas de ambos países de entrar en la UE.

Pese a que el Alto Representante ha reconocido la dificultad de tarea, ha querido dejar claro que la región de los Balcanes occidentales tiene que ser parte de la UE por su cultura, su situación geográfica, sus relaciones económicas y por las aspiraciones de su ciudadanía. Y ha recordado las inversiones del bloque comunitario en Serbia, que ascienden a 2.500 millones de euros en la última década.

Desde la UE entienden que todavía queda mucho trabajo por delante para lograr la normalización de las relaciones entre Belgrado y Pristina, después de que Kosovo proclamara de forma unilateral su independencia de Serbia en febrero de 2008.

Contador