Publicado 09/10/2020 07:41CET

Bangladesh.- HRW denuncia las "promesas vacías" del Gobierno de Bangladesh y le exige actuar contra la violencia sexual

Bangladesh.- HRW denuncia las "promesas vacías" del Gobierno de Bangladesh y le
Bangladesh.- HRW denuncia las "promesas vacías" del Gobierno de Bangladesh y le - ZABED HASNAIN CHOWDHURY / ZUMA PRESS / CONTACTOPHO

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha denunciado este viernes las "promesas vacías" del Gobierno de Bangladesh para perseguir la violencia sexual y a sus responsables y le ha exigido "tomar medidas significativas" para combatir estas agresiones y apoyar a las víctimas, pues "continúan enfrentándose al estigma" mientras que "los atacantes rara vez rinden cuentas".

"Las mujeres de Bangladesh ya se han cansado del abyecto fracaso del Gobierno para abordar las repetidas violaciones y agresiones sexuales", ha lamentado la directora para Asia Meridional de HRW, Meenakshi Ganguly.

"El Gobierno de Bangladesh debe finalmente cumplir sus promesas vacías y prestar atención a los llamamientos de los activistas para tomar medidas significativas para combatir la violencia sexual y apoyar a las supervivientes", ha demandado.

Las últimas protestas para denunciar un nuevo caso de violencia sexual en el país han tenido lugar esta semana, después de que se hiciera viral un vídeo de una agresión a una mujer, a la que se amenazaba con violar en grupo si no accedía a mantener relaciones sexuales con uno de los hombres que aparecía en las imágenes.

Los manifestantes han exigido la dimisión del ministro del Interior, Asaduzzaman Khan Kamal, debido a la falta de actuación del Gobierno a la hora de combatir el "alarmante" número de nuevos casos de violencia sexual cometida contra mujeres y niñas.

De acuerdo con los datos que maneja la ONG bangladesí Ain o Salish Kendra (ASK) al menos 907 mujeres o niñas han sido violadas en lo que va de año, 200 de estos casos han sido agresiones sexuales en grupo. No obstante, temen que se trata de una "pequeña fracción", puesto que la mayoría de las supervivientes no denuncian.

Si bien hasta el momento se han realizado ocho detenciones relacionadas con este caso, una parte de la sociedad civil denuncia que "los atacantes rara vez rinden cuentas", puesto que el porcentaje de condenas por violación en Bangladesh no supera el 1 por ciento.

HRW ha sacado a colación una informe de Naciones Unidas publicado en 2013 en el que se señala que de los hombres de Bangladesh que admitieron haber cometido una violación, el 88 por ciento de los encuestados rurales y el 95 por ciento de los urbanos afirmaron no haberse enfrentado a consecuencias legales.

TRABAS LEGALES

Las víctimas de violación no sólo tienen que hacer frente la agresión en sí, o al estigma al que se ven sometidas por una parte de la sociedad, sino también a las trabas legales que el sistema judicial o los propios funcionarios colocan durante las denuncias.

Así en 2018, el Tribunal Superior de Bangladesh dictaminó que la Policía había retrasado grabar una denuncia de una mujer que fue violada en grupo en un microbús en Daca en 2015, por lo que tuvo que imponer una serie de protocolos para casos futuros, que sin embargo, denuncia HRW, "rara vez se siguen" y "no hay ningún mecanismo para responsabilizar a la Policía que los ignora".

Del mismo, modo, cuando una denuncia logra llegar a manos de un juez, los supervivientes acaban desistiendo ante los "prolongados" procesos, o los "abusivos interrogatorios en los tribunales", si no se han rendido antes por las constantes "presiones" de funcionarios y agresores para retiren las denuncias.

Los abogados y los grupos de Derechos Humanos han pedido "repetidamente", relata la ONG, una reforma de la legislación, así como la derogación de una sección de ley que contempla la posibilidad de que la defensa se acoja al "carácter generalmente inmoral" para exculparse de una violación, lo que provoca una campaña de difamación contra la víctima.

"El Gobierno de Bangladesh necesita escuchar a las mujeres y debe garantizar que todas las supervivientes de agresión sexual sean tratadas con dignidad y tengan derecho a una investigación imparcial, oportuna, independiente y adecuada", ha subrayado Ganguly.

Todo ello, señala HRW se agrava al comprobar que Bangladesh no dispone de una ley de protección de testigos, o que algunas de sus legislaciones excluyen los castigos en la violación conyugal, o no brinda protección legal a hombres, niños, personas transgénero, o intersexuales, que han sido agredidos sexualmente.

Human Rights Watch concluye pidiendo al Gobierno de Bangladesh que cree la comisión sobre violencia sexual ordenada por el Tribunal Superior e informe públicamente de sus recomendaciones, proporcione educación sexual en las escuelas y brinde asesoramiento y capacitación a sus funcionarios judiciales y policiales en materia de violencia de género.

Del mismo modo, ha solicitado mayor atención para las víctimas a todos los niveles y una reforma del Código Penal, en la que se incluya un proyecto de ley sobre el acoso sexual y la supresión de toda "legislación discriminatoria".

Contador