Publicado 04/11/2020 15:30CET

Bélgica.- Bélgica empieza a reducir los casos de COVID-19 mientras las hospitalizaciones crecen a un ritmo menor

02 November 2020, Belgium, Antwerp: An Ambulance centre Antwerp worker wears a full protective suit is seen during the transport of coronavirus patient. Belgium is in a second lockdown as hospitalisations of COVID-19 patients reach record highs. Photo: Di
02 November 2020, Belgium, Antwerp: An Ambulance centre Antwerp worker wears a full protective suit is seen during the transport of coronavirus patient. Belgium is in a second lockdown as hospitalisations of COVID-19 patients reach record highs. Photo: Di - Dirk Waem/BELGA/dpa

BRUSELAS, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

Bélgica ha registrado este miércoles una reducción en el ritmo de contagios de COVID-19, la primera caída en la segunda ola de la pandemia en este país, al tiempo que las hospitalizaciones por esta enfermedad siguen avanzando pero a una velocidad menor que la observada en las últimas semanas.

En concreto, la media diaria de casos detectados de COVID-19 se sitúa en 14.273 infecciones, un 5% menos que en la semana anterior. Con todo, la incidencia del coronavirus durante los últimos catorce días por cada 100.000 habitantes es de 1.780 infecciones.

"Habíamos visto cuestiones positivas en la evolución de las cifras y afortunadamente esta tendencia positiva parece confirmarse", ha explicado en una rueda de prensa el portavoz de las autoridades belgas en la lucha contra el coronavirus, Yves van Laethem,

"No estamos todavía fuera de peligro, eso está claro. Pero estas cifras, que van en la buena dirección deben animarnos a continuar con nuestros esfuerzos"; ha añadido este especialista en enfermedades infecciosas.

El portavoz ha destacado que se trata de la primera disminución en el número de casos desde el pasado 5 de septiembre. "Las cifras demuestran claramente que las medidas adoptadas hace unas semanas funcionan. Esperamos que se acentúe esta mejora con las medidas que acaban de comenzar", ha explicado.

Se ha referido así a las medidas adoptadas por el Gobierno belga el jueves pasado, con el cierre de todos los comercios no esenciales y la extensión de las vacaciones escolares, que se sumaron al toque de queda y al cierre de bares, restaurantes y cafeterías decretados dos semanas antes.

Bruselas, principal foco de la segunda ola de la pandemia, registra el mayor descenso de los contagios durante la última semana con un retroceso del 27%, aunque sigue teniendo una incidencia que supera los 2.000 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos catorce días.

Con respecto a las hospitalizaciones, se sitúan ya en una media diaria de 692 ingresos durante la última semana, una cifra que es un 26% superior a la de los siete días anteriores. Aunque persiste el crecimiento de este dato, Van Laethem ha señalado que se trata de un ritmo menor al que existía anteriormente.

En la actualidad, permanecen hospitalizados en Bélgica por COVID-19 un total de 7.485 personas, de las cuales 1.351 ocupan camas en unidades de cuidados intensivos. El portavoz belga ha advertido que esta cifra crecerá durante las próximas semanas.

No obstante, ha mostrado su confianza en que no se alcancen la ocupación máxima de unidades de cuidados intensivos, que las autoridades belgas han situado en las 2.000 camas. "Esperamos poder estar debajo de la capacidad máxima de 2.000 camas si continuamos con los esfuerzos que están en marcha", ha expresado el experto.

Por último, las muertes de pacientes con COVID-19 han aumentando en la última semana hasta los 136 fallecimientos diarios, un 122% más que la semana precedente. Bélgica acumula ya 12.126 decesos a causa de la enfermedad provocada por el coronavirus.

Contador