Publicado 24/04/2021 07:01CET

Benin.- EEUU muestra su "preocupación" por la detención de líderes políticos opositores en Benín

Archivo - El presidente de Benín, Patrice Talon
Archivo - El presidente de Benín, Patrice Talon - CHARLES PLACIDE TOSSOU / REUT - Archivo

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos ha mostrado este viernes su "preocupación" por la detención de líderes políticos opositores en relación con las elecciones presidenciales del pasado 11 de abril en las que Patrice Talon renovó para un nuevo mandato.

El Departamento de Estado estadounidense ha recordado, en un comunicado, que está "siguiendo de cerca las acciones del Gobierno de Benín, donde, según recoge 'La Nouvelle Tribune', varios políticos han sido arrestados por presunta violencia preelectoral y algunos están siendo procesados por financiamiento del terrorismo.

"Aunque nos tomamos muy en serio las acusaciones de terrorismo e incitación a la violencia, el pueblo beninés merece ser informado regularmente sobre la situación de estos casos", ha subrayado el Departamento de Estado al respecto.

Asimismo, ha recordado al Gobierno de Benín que las alianzas globales en materia de seguridad "dependen de la adhesión de los países socios a sus obligaciones y compromisos en materia de Derechos Humanos y de que las fuerzas de seguridad y el sistema judicial no se utilicen con fines políticos".

"El respeto y la protección de las libertades fundamentales, como la libertad de expresión, de reunión pacífica y la independencia judicial, son esenciales para toda democracia", ha agregado, para apuntar a que en los principios democráticos del país "está la presunción de inocencia hasta que se demuestre la culpabilidad mediante un proceso de justicia penal rápido, justo, transparente y apolítico".

ÚLTIMAS ELECCIONES

La jornada electoral del pasado 11 de abril estuvo marcada por las protestas de la oposición, que denuncia que el mandato de Talon debió expirar el 6 de abril, fecha en la que juró el cargo en 2016, si bien una serie de enmiendas constitucionales y cambios del calendario electoral hicieron que las elecciones se celebraran el 11 de abril y que el nuevo mandato del presidente vaya a arrancar a finales de mayo.

Las autoridades beninesas han sostenido, sin embargo, que las enmiendas constitucionales de 2019, que buscaban igualar los mandatos de presidente, parlamentarios y alcaldes, provocaron un aplazamiento electoral en el marco de la legalidad y han rechazado los llamamientos opositores.

Talon partía como claro favorito a las elecciones frente a dos rivales de poco peso, después de que las candidaturas de destacados políticos fueran rechazadas, mientras que otros se encuentran en el exilio o han sido condenados por los tribunales del país.

La ausencia de candidaturas opositoras se debe también a dichas enmiendas, que incluyen la exigencia del respaldo del diez por ciento de los parlamentarios y alcaldes a una candidatura, en un contexto en el que el partido gubernamental cuenta con una mayoría casi absoluta.

Esta situación deriva de las legislativas de 2019, en la que el partido de Talon y sus aliados ganaron sin oposición y con sólo un 25 por ciento de la participación, tras la exclusión de numerosos opositores, muchos de los cuales se encuentran en el exilio. La situación se repitió en las locales de 2020, marcadas por las denuncias contra el presidente por su deriva autoritaria.

Asimismo, Talon presentó su candidatura tras romper su promesa de campaña en 2016, cuando aseguró que estaría al frente del país durante un único mandato, dado que aseguró podría lograr resultados "milagrosos" en la reducción de la pobreza y el resurgimiento económico durante esos cinco años.

La situación ha puesto en peligro la imagen de Benín como un estandarte de la democracia africana --llegando a ser el primero en el que un dictador cedió el poder tras un proceso electoral--, que durante cerca de tres décadas contó con una gran tranquilidad y paz social, convirtiéndose en un modelo en África Occidental.

Contador