Publicado 29/10/2021 12:40CET

Bennett pone en duda que Lapid llegue a ser primer ministro ante una posible caída prematura del Gobierno de Israel

Archivo - El primer ministro de Israel, Naftali Bennett (i), durante un encuentro con el ministro de Exteriores, Yair Lapid
Archivo - El primer ministro de Israel, Naftali Bennett (i), durante un encuentro con el ministro de Exteriores, Yair Lapid - -/Yesh Atid Handout/dpa - Archivo

La oficina de Bennett confirma veladamente la información pero recalca que "honrará totalmente" el acuerdo de rotación

MADRID, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Israel, Naftali Bennett, habría puesto en duda la posibilidad de que el acuerdo de rotación en el cargo con Yair Lapid en 2023 llegue a tener lugar debido a un posible colapso prematuro del Gobierno, según ha indicado la cadena de televisión Channel 12.

"Creo que la rotación no tendrá lugar", dijo el mes pasado durante un encuentro a puerta cerrada. "Hay una considerable posibilidad de que el Gobierno se disuelva entre la aprobación de los Presupuestos y el momento del cambio de poder, por varios motivos", agregó.

La oficina de Bennett ha reaccionado a las informaciones con un comunicado en el que parece confirmar las declaraciones, si bien ha recalcado que el primer ministro "honrará totalmente el acuerdo de rotación, como ha dicho desde el principio".

"De cara a la aprobación de los Presupuestos, que garantizan la estabilidad del Gobierno, hay informaciones predecibles sobre diversas declaraciones de distintos momentos que fueron únicamente realizadas como estimaciones", ha apuntado.

Asimismo, ha hecho hincapié en que "la alianza con el primer ministro alternativo y ministro de Exteriores, Yair Lapid, está fundamentada en el respeto mutuo y la justicia", tal y como ha recogido el diario israelí 'The Times of Israel'.

De esta forma, la oficina de Bennett ha incidido en que "los Presupuestos serán aprobados y la alianza se mantendrá", al tiempo que ha descrito a Lapid como "un excelente ministro de Exteriores" que ha realizado "esfuerzos tremendos" para mantener la estabilidad en la coalición.

Por su parte, el propio Bennett ha recurrido a su cuenta en la red social Twitter para afirmar que las informaciones "no reflejan" su postura ni su compromiso con el acuerdo de coalición. "Nos estrechamos la mano", ha dicho.

Lapid ha confirmado que mantuvo una conversación con Bennett el jueves y ha rechazado lo que ha descrito como "esfuerzos transparentes" para dividirles. "No pasará. Tanto el primer ministro como yo tenemos un objetivo: aprobar los Presupuestos y fortalecer el Gobierno", ha argumentado.

El Gobierno debe lograr la aprobación de los Presupuestos --que serían los primeros en más de tres años-- antes del 14 de noviembre, dado que de lo contrario quedaría automáticamente disuelto, lo que desencadenaría nuevas elecciones.

El nuevo Ejecutivo vio la luz en junio tras un acuerdo entre varios partidos que puso fin a la era de Benjamin Netanyahu como primer ministro, en el cargo durante los últimos doce años.

La coalición está formada finalmente por una amalgama de partidos, como Azul y Blanco, el Partido Laborista, Yisrael Beiteinu, Meretz y Nueva Esperanza, además de Yesh Atid, Yamina y la Lista Árabe Conjunta. Así, controla 61 de los 120 escaños de la Knesset.