Publicado 03/06/2021 19:07CET

Bielorrusia.- Bielorrusia reduce el personal de la Embajada de EEUU tras las sanciones "ilegales" a una de sus empresas

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko.
El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko. - -/Belarusian Presidency /dpa

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Bielorrusia ha anunciado este jueves que reducirá el personal de la embajada de Estados Unidos en Minsk y endurecerá los trámites para obtener visas de trabajo para los ciudadanos estadounidenses, en respuesta a las "acciones ilegales" de Washington contra la petroquímica estatal Belneftekhim.

"Son acciones ilegales que van en contra del derecho internacional y buscan presionar a un Estado soberano", ha denunciado el portavoz bielorruso de Exteriores, Anatoly Glaz, quien ha recordado que estas sanciones "perjudicarán a los empleados de estas empresas, a los bielorrusos comunes".

"Como país soberano, no podemos ignorar este ataque hostil. Por lo tanto, hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores ha convocado al encargado de negocios de Estados Unidos en Bielorrusia para anunciar las medidas de represalia", ha explicado Glaz, según recoge la agencia bielorrusa de noticias Belta.

Minsk ha respondido reduciendo el personal diplomático y administrativo de la Embajada estadounidense, así como endureciendo la burocracia necesaria para obtener un permiso de trabajo, el mismo día que se han hecho efectivas las sanciones de Washington, "bombas inteligentes", dice Glaz, con el fin de hacer creer que "están destinadas a apoyar al pueblo bielorruso".

Entre las medidas anunciadas por Minsk también figuran restricciones a los especialistas estadounidenses que se desempeñan actualmente de manera temporal en Bielorrusia y la rescisión del permiso para que la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional trabaje en el país.

Si bien ha recalcado que están dispuestos "a continuar con los contactos sobre los principios de igualdad y respeto mutuo", Glaz ha criticado el "doble rasero" de Estados Unidos y le ha recordado el Memorándum de Budapest de 1994, en el que Washington "reafirmó su compromiso con Bielorrusia (...) para abstenerse de usar la presión económica como forma de influir en su política interior".

Contador