Publicado 26/10/2021 15:35CET

Bielorrusia.- Embajador de la UE en Bielorrusia pide unidad y paciencia a los Veintisiete frente a Lukashenko

Archivo - Alexander Lukashenko.
Archivo - Alexander Lukashenko. - -/Kremlin/dpa - Archivo

BRUSELAS, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

El embajador de la Unión Europea en Bielorrusia, Dirk Schuebel, ha reclamado este martes unidad y paciencia a los Veintisiete para seguir haciendo frente al régimen de Alexander Lukashenko, ante la falta de avances en el país tras el fraude electoral de agosto de 2020 y la represión contra la oposición y las protestas democráticas.

En una intervención ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, el diplomático alemán ha subrayado que los Veintisiete deben mantenerse unidos antes una crisis sin una solución a la vista y frente a los múltiples frentes que ha planteado Minsk contra la UE.

"Creemos que lo más importante es seguir juntos en el largo plazo, porque no va a haber una solución rápida a la situación. Tenemos que mantenernos unidos y debemos mostrar paciencia estratégica, no tirar la toalla y continuar defendiendo la democracia en Bielorrusia", ha expuesto.

Schuebel ha señalado ante los eurodiputados que la nueva ronda de sanciones europeas, la quinta, responderá al fenómeno migratorio orquestado por Minsk, que promueve la llegada de vuelos de migrantes ilegales hasta Bielorrusia, pasajeros que luego empuja a las fronteras de la Unión.

Según ha dicho, los Veintisiete estudian cómo frenar las rutas desde países de Oriente Próximo y África, algo que implica a las empresas de alquiler de aviones irlandesas para realizar estas operaciones. También ha indicado que el bloque mantiene conversaciones con los países de origen de los vuelos, incluida Turquía.

En todo caso, el embajador europeo ha insistido en que "lo peor" sigue siendo la represión interna que se vive en Bielorrusia, con al menos 821 presos políticos, operaciones policiales contra manifestantes, cierre de medios de comunicación, detenciones de periodistas y más de 5.000 delitos imputados relativos con las protestas.

La crisis de Bielorrusia y su derivada de control de fronteras exteriores de la UE ha generado grietas entre los propios eurodiputados, después de que varios hayan señalado la falta de acciones de la UE y otros, especialmente de países del Este, hayan pedido mano dura contra la instrumentalización de migrantes.

Así, la conservadora polaca Anna Fotyga ha asegurado que la llegada de migrantes a Lituania, Polonia o Letonia no tiene nada que ver con una crisis migratoria, sino con "usar como armas a seres humanos" y ha exigido acelerar las acciones contra Lukashenko y sus "maniobras peligrosas".

Pocos minutos antes, la diputada verde alemana Viola von Cramon-Taubadel ha avisado de que la gestión migratoria de Polonia ya está generando fracturas en la UE. "Hay que vigilar cómo los Estados miembros tratan a los migrantes, sin importar los motivos por los que llegan a nuestras fronteras", ha indicado, reconociendo que frente al reto migratorio va a ser "más difícil hablar con una sola voz" y "eso es lo que quiere Lukashenko".