Publicado 20/08/2020 14:45CET

Bielorrusia.- La Fiscalía abre causa penal contra el nuevo órgano creado por la oposición en Bielorrusia

Bielorrusia.- La Fiscalía abre causa penal contra el nuevo órgano creado por la
Bielorrusia.- La Fiscalía abre causa penal contra el nuevo órgano creado por la - Ulf Mauder/dpa

Rusia descarta dialogar con la oposición porque considera que sería una "injerencia" en los asuntos internos de su vecino

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Bielorrusia han abierto una causa penal contra el Consejo de Coordinación, organismo creado por la oposición del país para buscar una solución a la crisis desatada por la reelección de Alexander Lukashenko como presidente, ya que se considera que constituye una amenaza para la seguridad nacional, según ha informado el fiscal general, Alexander Koniuk.

"La creación y la actividad del Consejo de Coordinación están dirigidas a derrocar el poder estatal, así como a dañar la seguridad nacional de la República de Bielorrusia", ha sostenido Koniuk, según informa la agencia estatal BelTa.

El objetivo de este consejo es "organizar el traspaso de poder", ha añadido. "Están planeando establecer un órgano político que debería asumir el poder del actual jefe de Estado", ha precisado, recalcando que la actividad de este tipo de organismos es "inconstitucional" y su creación no está prevista por la ley.

El fiscal ha precisado que la causa penal se ha abierto por el delito tipificado en el artículo 361 del Código Penal, que castiga con hasta cinco años de cárcel por llamamientos a derrocar el poder o cambiar de manera violenta el orden constitucional del país.

El Consejo de Coordinación, promovido por la líder de la oposición bielorrusa, la candidata presidencial Svetlana Tijanóvskaya, realizó su primera reunión este miércoles. En el encuentro, aprobó una resolución que reitera que su cometido es encontrar una vía para resolver la crisis política mediante unas negociaciones que deben comenzar de manera inmediata.

En este sentido, la miembro del Consejo y representante de Tijanovskaya en las pasadas elecciones presidenciales, Olga Kovalkova, subrayó que el nuevo organismo espera entablar negociaciones con el Gobierno bielorruso y confió en que dicho diálogo "se celebre próximamente".

DIÁLOGO CON RUSIA

Otro de los miembros del Consejo, Pavel Latushko, ha asegurado este jueves que están dispuestos a reunirse con Rusia para trasladar su postura y cómo ven la situación en Bielorrusia. En declaraciones a la emisora Eco de Moscú, el que fuera ministro de Cultura ha esgrimido que el Consejo de Coordinación jamás ha hecho "un solo lema ni declaración antirrusa".

"Hemos dicho claramente que (...) Rusia es nuestro socio estratégico, y también queremos que la Unión Europea sea un socio similar para nosotros. Aspiramos a ser un puente potente que conecte a Oriente y Occidente. Estamos interesados en tener buenas relaciones con todos", ha manifestado.

Sin embargo, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha echado un jarro de agua fría a este posible diálogo, argumentando que sería una injerencia en los asuntos internos de Bielorrusia.

"Queremos abstenernos de comentarios, pero vuelvo a decir que los problemas internos bielorrusos los deben tratar las autoridades bielorrusas en un diálogo con los representantes de los que protestan, y Rusia no debe intervenir en esas protestas", ha declarado a la prensa.

El portavoz de Vladimir Putin ha insistido en que el diálogo debe ser entre bielorrusos porque si otros países, "incluida Rusia, empiezan a dialogar con la oposición sería una injerencia en los asuntos internos".

Bielorrusia se encuentra sumida en una grave crisis política a raíz de la reelección de Lukashenko para un sexto mandato en los comicios del 9 de agosto. El resultado oficial le dio la victoria con el 80 por ciento de los votos, frente al 10 por ciento obtenido por Tijanovskaya, pero la oposición ha denunciado fraude y buena parte de la comunidad internacional no reconoce el resultado.

Los bielorrusos han venido manteniendo desde entonces multitudinarias manifestaciones contra el veterano mandatario, en el poder desde 1994, que se han saldado hasta la fecha con al menos dos muertos, cientos de heridos y miles de detenidos, la mayoría de los cuales ya han sido liberados.

Así las cosas, el ministro de Exteriores bielorruso, Vladimir Makei, ha reconocido este jueves, en un discurso ante los diplomáticos del país, que Bielorrusia está viviendo "probablemente la etapa más difícil de su historia contemporánea" en la que lo que está en juego es "la preservación del Estado".