Publicado 01/06/2021 14:03CET

Bielorrusia.- Lukashenko advierte de que las restricciones de vuelos afectarán más a Occidente que a Bielorrusia

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko.
El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko. - -/Belarusian Presidency /dpa

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, ha advertido este martes de que las restricciones de vuelos impuestas por varios países tras el aterrizaje forzoso de un avión de Ryanair en Minsk supondrá para Occidente más pérdidas que para Bielorrusia.

"Ellos perderán mucho más por decidir bordear Bielorrusia", ha explicado Lukashenko, que ha indicado, en este sentido, que el país coordinará con el Gobierno ruso la respuesta a las sanciones impuestas por la comunidad internacional.

Tanto él como su homólogo ruso, Vladimir Putin, habrían acordado "coordinar su reacción" en un encuentro celebrado el viernes en la ciudad de Sochi, según informaciones del portal de noticias Sb.by.

"Todo eso debe hacerse de una manera cuerda, sin prisa, tampoco resulta necesario pegarse un tiro en el pie, en la mano, o incluso en la cabeza", ha aseverado Lukashenko, que ha abordado con Putin la cumbre prevista para mediados de junio con el presidente estadounidense, Joe Biden, la situación en Ucrania y la pandemia de coronavirus.

Asimismo, Lukashenko ha expresado que espera recibir cuanto antes armamento "avanzado" procedente de Rusia. "Uno de los temas abordados fue la cooperación en materia militar, incluido el suministro de armas", ha afirmado.

El presidente bielorruso ha pedido así a los altos cargos del país que cooperen con sus socios rusos para determinar qué equipos militares son necesarios para Minsk, si bien ha asegurado que las partes no han hablado de la creación de bases militares rusas en territorio bielorruso o del despliegue permanente de tropas en el país. "Eso no se discutió y no lo necesitamos", ha aclarado.

LAS SANCIONES NO REPRESENTAN UNA AMENAZA

El primer ministro de Bielorrusia, Roman Golovchenko, ha señalado por su parte que las sanciones contra Minsk "no representan una amenaza" para la economía bielorrusa. Tras reunirse con el presidente, ha subrayad que "no hay nada que sea difícil de predecir".

"Se escuchan declaraciones muy diferentes de diferentes lados. Estamos analizando con calma esta situación, estamos preparados para diferentes escenarios y confiamos en que la economía de Bielorrusia no solo resistirá y superará esto, sino que también recibirá un nuevo impulso", ha indicado.

Asimismo, ha incidido en que "no hay muchos productos o tecnologías únicos que posean sólo uno o unos pocos países en un continente", según informaciones de la agencia de noticias BelTA.

"Estamos preparados para cualquier escenario, pero no prevemos ninguna catástrofe. Todo avanza con normalidad", ha asegurado el jefe de Gobierno. Sin embargo, el presidente de la Cámara Baja del Parlamento, Vladimir Andreichenko, ha lamentado que Occidente quiera mostrar a Bielorrusia como un "país enemigo".

Después de reunirse con el embajador de Rusia en Minsk, Evgeni Lukianov, ha denunciado que "se está tratando de aislar" al país y "caldear el ambiente". "No a todos les agrada que en el mapa político mundial existan estados como Rusia, Bielorrusia. Eso se desprende de los últimos sucesos, en particular tras el aterrizaje del vuelo de Atenas a Vilna", ha manifestado.

"El aterrizaje se realizó a petición de la tripulación, pero hasta la fecha, sin esperar una investigación, sin crear ninguna comisión, Bielorrusia fue declarada culpable", ha explicado antes de insistir en que el objetivo es "provocar el descontento de la población".

Por ello, ha dicho, "lo importante es responder adecuadamente, de una forma simétrica y dura a esos intentos de caldear la situación en Bielorrusia". "Necesitamos reunirnos más a menudo, discutir diferentes temas, en algunos momentos enfrascarnos en la prevención, en un ajuste de la agenda", ha sugerido al diplomático ruso.

El pasado 23 de mayo, un avión de Ryanair que cubría la ruta entre Atenas y Vilna tuvo que aterrizar en Minsk por una supuesta amenaza de bomba. Una vez en territorio ruso, el periodista Roman Protasevich y su novia, Sofia Sapega, fueron detenidos.

La Unión Europea, Estados Unidos y otros países occidentales han condenado en términos contundentes lo sucedido y ha pedido la liberación inmediata de los detenidos. Además, los líderes europeos han instado a cerrar el espacio aéreo de la UE a los aviones bielorrusos y evitar los vuelos internacionales al país.

Contador