Publicado 11/11/2021 11:03CET

Bielorrusia.- Lukashenko ordena supervisar los "movimientos de tropas" de la OTAN y Polonia en la frontera

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko
El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko - -/Belrusian Presidency /dpa

Minsk recalca que la situación "es resultado de la irreflexiva política de la UE"

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, ha ordenado este jueves a las fuerzas de seguridad que supervisen los "movimientos de tropas" por parte de la OTAN y Polonia en la frontera con este país, en medio de la crisis migratoria de las últimas semanas.

Lukashenko ha destacado durante una reunión que "el Ministerio de Defensa, el Comité de Seguridad del Estado (KGB) y las fuerzas fronterizas deben controlar el movimiento de tropas de la OTAn y Polonia", según ha recogido la agencia bielorrusa de noticias BelTA.

Así, ha resaltado que en la zona hay ya desplegados 15.000 militares, carros de combate y vehículos blindados, al tiempo que ha denunciado que este despliegue ha sido llevado a cabo "de forma insolente" y "sin avisar a nadie".

El mandatario ha ordenado además prestar una atención especial a la entrega de ayuda a los refugiados que se encuentran en la frontera y ha advertido de que se han registrado intentos de introducir armas y municiones en algunos campamentos para provocar un conflicto.

El Ministerio de Defensa de Bielorrusia ordenó el miércoles aumentar su defensa aérea en la zona occidental del país ante el aumento de la tensión con Polonia. Así, dijo que la Fuerza Aérea ha aumentado su despliegue "tanto en el oeste como en el noroeste".

Por su parte, el ministro de Exteriores de Bielorrusia, Vladimir Makei, ha negado en una entrevista concedida a la agencia rusa de noticias Sputnik que Minsk haya lanzado una "guerra híbrida" contra la Unión Europea (UE) a través de la autorización de paso a miles de migrantes a través de sus fronteras.

Makei ha sostenido que lo que sucede en la frontera con Polonia "es resultado de la irreflexiva política de la UE" y "consecuencia de la destrucción del sistema estatal de varios estados y de invitar a los refugiados con la promesa de acogerlos".

"Hoy día la UE cambió radicalmente esa política e intenta castigar a Bielorrusia imputándole una guerra híbrida", ha sostenido. "¿De qué guerra híbrida están hablando? ¿Bielorrusia contra la UE con sus 500 millones de habitantes? Por nuestra parte no hay ninguna guerra ni puede haberla", ha recalcado.

En este sentido, ha incidido en que las autoridades bielorrusas están interesadas en que la crisis migratoria se solucione lo antes posible y ha recordado que el bloque dejó de financiar en 2020 los proyectos de refuerzo de infraestructura fronteriza, tras lo que Minsk suspendió el acuerdo de readmisión.

"Propusimos a la UE sostener consultas sobre este asunto, pero recibimos una respuesta negativa. Desde entonces volvimos a proponer centenares de veces entablar el diálogo, pero nunca nos respondieron positivamente", ha dicho el ministro de Exteriores bielorruso.

Por ello, ha incidido en que Bielorrusia ve intentos de organizar provocaciones por parte de los países vecinos. "No depende de nosotros el desarrollo de la situación. Esperemos que se imponga el sentido común y que la otra parte llegue a comprender que se debe buscar una salida a esa situación", ha zanjado.

Contador