Publicado 18/11/2021 13:49CET

Bielorrusia.- La primera ministra de Lituania se opone a negociar con Lukashenko en relación con la crisis migratoria

Archivo - Ingrida Simonyte, primera ministra de Lituania
Archivo - Ingrida Simonyte, primera ministra de Lituania - ALFREDAS PLIADIS / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

La primera ministra de Lituania, Ingrida Simonyte, se ha mostrado este jueves reticente a negociar con el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, sobre una posible solución a la crisis migratoria en la frontera entre Bielorrusia y Polonia.

"¿Será capaz la Unión Europea de mantenerse unida en sus valoraciones hasta el final, como ha sido hasta ahora? Espero que así sea, y que eso no signifique que podamos hablar de algún tipo de negociación con las personas que chantajean a la UE y tratan de conseguir el reconocimiento", ha dicho en declaraciones al portal de noticias Delfi.

Así, ha matizado que no cree que la política exterior del país esté "cambiando" respecto a Minsk pero ha alertado del problema que puede suceder dar "cartas" al estilo Trump a Lukashenko, una clara referencia al expresidente estadounidense Donald Trump.

En este sentido, se ha mostrado optimista sobre la posibilidad de hallar soluciones a la crisis al "dirigirse a Lukashenko como lo ha hecho recientemente (la canciller alemana) Angela Merkel".

Por su parte, el ministro de Exteriores lituano, Gabrielius Landsbergis, ha descrito estas conversaciones como un "camino peligroso" después de que el presidente del país, Gitanas Nauseda, señalara que existe la posibilidad de resolver el asunto recurriendo al propio Lukashenko.

No obstante, ha lamentado haberse enterado de la conversación entre Merkel y Lukashenko "no por fuentes de la Presidencia sino de socios extranjeros". "En general, ya ha sucedido, se han hecho todas las evaluaciones, se han iniciado esas conversaciones, las negociaciones están de facto en curso. Solo puedo reiterar que creo que este es un camino peligroso", ha insistido, según la cadena LRT.

El ministro ha alertado de que "incluso si se acordaran algunas condiciones, como la expulsión de los migrantes de las fronteras, nunca estaría claro cuándo se los llevaría, a dónde se los llevaría o qué pasaría después". Al ser preguntado sobre el posible motivo de la llamada de Merkel, ha indicado que es "inimaginable": "es muy difícil de decir".

Contador