Publicado 09/11/2021 15:24CET

Bielorrusia.- Putin y Lukashenko abordan la situación en la frontera entre Bielorrusia y Polonia

Archivo - 19 August 2021, Poland, Usnarz Gorny: Polish Border guards stand guarding the Afghan refugees stuck at the Polish-Belarusian border. Photo: Attila Husejnow/SOPA Images via ZUMA Press Wire/dpa
Archivo - 19 August 2021, Poland, Usnarz Gorny: Polish Border guards stand guarding the Afghan refugees stuck at the Polish-Belarusian border. Photo: Attila Husejnow/SOPA Images via ZUMA Press Wire/dpa - Attila Husejnow/SOPA Images via / DPA - Archivo

La OIM y ACNUR están "alarmados" por la situación e instan a los estados a "garantizar la seguridad y los DDHH de los migrantes"

MADRID, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su homólogo bielorruso, Alexander Lukashenko, ha abordado este martes la situación migratoria en la frontera entre Bielorrusia y la UE, que ha sufrido una escalada de tensiones en las últimas semanas, especialmente en la frontera con Polonia.

Putin y Lukashenko han "intercambiado puntos de vista sobre la situación con lo refugiados en la frontera" entre Bielorrusia y Polonia, ha indicado en un comunicado la Presidencia bielorrusa. En la conversación, la situación fronteriza "ha ocupado un lugar especial, así como las duras acciones por parte de Polonia en relación con los civiles".

Ambos líderes también han compartido la "especial preocupación" por la "concentración de tropas regulares de Polonia en la frontera", mientras que, por último, han discutido "en detalle los hechos y tendencias alarmantes que tienen lugar en la frontera".

Este lunes, Minsk ha rechazado las acusaciones de Varsovia sobre presuntas violaciones fronterizas por parte de agentes de las fuerzas de seguridad bielorrusas, mientras que le ha acusado de "no tener como objetivo una resolución constructiva del problema" y elevar "deliberadamente" al nivel político "la situación de conflicto actual".

Las tensiones entre Bielorrusia y Polonia han ido aumentando en las últimas semanas debido al creciente flujo migratorio procedente de suelo bielorruso hacia las fronteras exteriores de la UE. La decisión de abrir las fronteras ha sido vista por muchos como una represalia por las sanciones impuestas desde Bruselas contra el Gobierno de Lukashenko a raíz de la crisis postelectoral que siguió a las elecciones de agosto de 2020. Este mismo lunes, las autoridades fronterizas polacas han denunciado más de 300 intentos de cruzar la frontera ilegalmente en la última jornada.

ACNUR Y LA OIM, "ALARMADOS"

Por otro lado, y también en respuesta a la reciente escalada de tensiones, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) se han mostrado "alarmados" por las últimas informaciones, por lo que han pedido a los estados que "garanticen la seguridad y los Derechos Humanos de los migrantes y refugiados".

El lunes, según los informes a los que han hecho referencia las agencias, "un gran grupo de migrantes y refugiados, entre ellos mujeres y niños, (...) supuestamente se instalaron en un campamento improvisado en las inmediaciones de la frontera durante la noche", han indicado en un comunicado conjunto compartido este martes.

En este contexto, la OIM y ACNUR se han puesto en contacto con ambos gobiernos para pedirles que "se resuelva urgentemente la situación y que se acceda de inmediato y sin obstáculos al grupo para garantizar que se preste asistencia humanitaria, se identifique a las personas que necesitan protección internacional o de otro tipo y que quienes deseen solicitar asilo puedan hacerlo en el lugar donde se encuentran".

Asimismo, han insistido en que "la instrumentalización de los migrantes y refugiados para lograr fines políticos es deplorable y debe cesar. Aprovecharse de la desesperación y la vulnerabilidad de los migrantes y refugiados ofreciéndoles promesas irreales y engañosas es inaceptable y tiene graves consecuencias humanas", han avisado.

Por eso, se han ofrecido a ayudar a las autoridades bielorrusas para "asesorarlas y evaluar la situación personal" de los migrantes, mientras que se han mostrado dispuestas a "prestar asistencia humanitaria a los migrantes y refugiados a ambos lados de la frontera".

Contador