Publicado 12/11/2021 15:32CET

Birmania.- Aumentan los enfrentamientos entre militares y fuerzas de la resistencia armada en Birmania

Archivo - Un niño juega junto a un vehículo militar en Rangún
Archivo - Un niño juega junto a un vehículo militar en Rangún - SANTOSH KRL / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El repunte de los enfrentamientos entre militares de la junta y fuerzas de la resistencia armada de Birmania ha dejado unos 90 efectivos del Ejército muertos durante los últimos dos días en las regiones de Mandalay, Sagaing y Rangún, así como en los estados de Chin y Kayá.

Las fuerzas de la junta se están enfrentando así a un aumento de los ataques por parte de las Fuerzas de Defensa del Pueblo (FDP) y varios grupos armados de la zona, según informaciones del diario 'The Irrawaddy', que estima que varios civiles habrían fallecido en el marco de los enfrentamientos.

El jueves por la tarde se produjo un fuerte combate entre las fuerzas de la junta y el Ejército Karenni, que ha luchado junto a la Fuerza de Defensa de las Nacionalidades Karenni (KNDF, por sus siglas en inglés), en la localidad de Demoso, en Kayá.

Durante las cuatro horas de combates, el Ejército desplegó numerosos efectivos en la zona, donde fueron atacados por la artillería de la resistencia. El KNDF ha asegurado que un civil y una veintena de militares murieron en el enfrentamiento.

El medio Kawlin Revolution ha indicado que al menos una quincena de efectivos han fallecido en una emboscada realizada en la localidad de Oakkan, en Sagaing. Sin embargo, este viernes se han hallado en la zona los cuerpos de al menos siete civiles que habrían sido torturados.

Por otra parte, el Ejército de Arakan ha reanudado sus operaciones esta semana en el estado de Rajine, lo que implica que la junta se enfrentará a ataques perpetrados por el grupo étnico armado y el FDP en todo el país.

Datos de la Asociación de Asistencia para los Presos Políticos indican que al menos 1,253 personas han muerto a manos de las fuerzas birmanas desde el golpe de Estado del 1 de febrero, mientras que más de 10.000 habrían sido detenidas.

A finales de septiembre, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) alertó de que unas tres millones de personas se enfrentan a una grave crisis humanitaria en Birmania.

En un informe, la OCHA indicaba que los "continuos desafíos a la hora de acceder a la población más afectada siguen estando presentes y dificultan notablemente la posibilidad de abordar la inseguridad y los impedimentos burocráticos" a los que se enfrenta la población.

El país asiático se encuentra sumido en una grave crisis desde febrero, cuando las fuerzas birmanas llevaron a cabo un golpe militar y detuvieron a la ahora antigua 'líder de facto' del país, Aung San Suu Kyi. Las protestas que tuvieron lugar en el país tras el golpe han sido brutalmente sofocadas y millones de personas se enfrentan a la inseguridad alimentaria.

La ONU ha alertado de que está previsto que un total de 3,4 millones de personas sufran desnutrición de cara a los próximos meses, a las que se suman otros 2,8 millones que ya sufrían inseguridad alimentaria antes de que se produjera el golpe de Estado.

Contador