Publicado 26/11/2021 18:39CET

Birmania.- EEUU, Reino Unido y otros cinco países condenan las violaciones de DDHH en el estado birmano de Chin

Archivo - Protesta en Londres contra al junta militar birmana
Archivo - Protesta en Londres contra al junta militar birmana - TAYFUN SALCI / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Noruega y Corea del Sur ha mostrado este viernes su "grave preocupación" por las "continuas violaciones de los Derechos Humanos y los abusos cometidos por las fuerzas de seguridad de Birmania en todo el país", incluidos los informes de violencia sexual y tortura, especialmente en el estado de Chin.

Según los informes, en Chin los militares han quemado casas, iglesias y un orfanato en la localidad de Thantlang, y han atacado a organizaciones humanitarias, mientras que más de 40.000 personas han sido desplazadas en este mismo estado, junto con otras 11.000 en la región de Magwe, como consecuencia de la violencia creciente.

En un comunicado, Washington y sus socios han denunciado, además, "el cierre de Internet y otros métodos de comunicación en Chin y en otras zonas del país".

"Las comunidades afectadas por la violencia necesitan tener acceso a la información para mantenerse seguras", ha reclamado, a la vez que han mostrado preocupación por "las denuncias de almacenamiento de armas y ataques por parte del Ejército, incluidos bombardeos y ataques aéreos, el uso de armas pesadas y el despliegue de miles de tropas que acompañan lo que las fuerzas de seguridad afirman que son operaciones antiterroristas, que están afectando de manera desproporcionada a los civiles".

Por otro lado, también han señalado su "creciente preocupación" por los enfrentamientos armados en el estado de Rajine a principios de noviembre.

"La situación actual y los informes de la relatora especial de la ONU sobre la situación de los Derechos Humanos en Birmania suscitan una gran preocupación por el riesgo de que se produzcan futuros actos de violencia y atrocidades en todo el país, y por lo que la comunidad internacional puede y debe hacer para evitar esas atrocidades", reza el comunicado.

Por eso, han pedido el "cese inmediato" de todas las violaciones y abusos de los Derechos Humanos, así como de la violencia contra la población civil, mientras que han insistido en que "la situación en Birmania tiene un impacto en la seguridad regional", por lo que han mostrado su apoyo al consenso de cinco puntos de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

Recordando la "horrible violencia" perpetrada contra los rohingya en el estado de Rajine en 2017, han pedido a las fuerzas de seguridad que pongan fin inmediatamente a la violencia en todo el país, mientras que han afirmado que seguirán colaborando "estrechamente" con la ASEAN, la ONU y la comunidad internacional para promover la rendición de cuentas y apoyar una resolución duradera de la crisis actual y el retorno a la senda de la democracia.

Por último, han pedido a la comunidad internacional que "suspenda todo apoyo operativo a los militares y que cese la transferencia de armas, material, equipo de doble uso y asistencia técnica a los militares y sus representantes", con el objetivo de "prevenir futuras atrocidades".

El país asiático se encuentra sumido en una grave crisis desde febrero, cuando las fuerzas birmanas llevaron a cabo un golpe militar y detuvieron a la 'líder de facto' del país, Aung San Suu Kyi. Las protestas que tuvieron lugar en el país tras el golpe han sido brutalmente sofocadas y millones de personas se enfrentan a la inseguridad alimentaria.