Publicado 26/02/2021 18:26CET

Birmania.- La enviada especial de la ONU tacha de "cruel" e "inhumano" al gobierno militar de Birmania

26 February 2021, Myanmar, Yangon: Protesters shouting slogans while making the three-finger salute during as protesters continue to take to the streets against the military coup and detention of civilian leaders in Myanmar. Photo: Theint Mon Soe/SOPA Ima
26 February 2021, Myanmar, Yangon: Protesters shouting slogans while making the three-finger salute during as protesters continue to take to the streets against the military coup and detention of civilian leaders in Myanmar. Photo: Theint Mon Soe/SOPA Ima - Theint Mon Soe/SOPA Images via Z / DPA

Varios heridos en las manifestaciones de este viernes en Rangún

La llegada de ayuda humanitaria se complica, según la ONU

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

La enviada especial del secretario general de la ONU a Birmania, Christine Schraner Burgener, ha tachado este viernes ante la Asamblea General de "cruel" e inhumano" al gobierno militar de Birmania, al que acusa de no dejarla viajar al país para continuar "con sus arrestos a gran escala".

Schraner ha llamado a no reconocer al Gobierno de Birmania y ha tildado la asonada del 1 de febrero de "intento de golpe" porque considera que la junta parece ser "profundamente rechazada por el pueblo".

"La comunidad internacional no debe otorgar legitimidad o reconocimiento a este Gobierno", ha señalado al tiempo que ha asegurado a los Estados miembros que "tienen la responsabilidad hacia los habitantes de Birmania de salvaguardar su democracia".

En la sesión, también ha participado el embajador de Birmania en la ONU, Kya Moe Tun, que ha realizado el saludo de los protestantes pro democracia con los tres dedos en alto al terminar su intervención y ha pedido a los presentes que "condenen en los términos más fuertes posibles" el golpe.

Asimismo, el embajador birmano, en un discurso recogido por el medio local 'The Irrawaday', ha insistido en que los ciudadanos birmanos han mostrado "su apego a la democracia" y ha reafirmado que él representa al Gobierno democrático.

"Los birmanos son resilientes, perseverantes y están unidos para combatir por el fin del golpe militar", ha asegurado.

AUMENTA LA REPRESIÓN

Varios medios locales han denunciado agresiones por parte de la Policía y los militares en una manifestación pacífica en Rangún, la ciudad más poblada del país, que ha terminado con varios heridos y "docenas de arrestados", según el portal local Myanmar Now.

En la represión, las Fuerzas de Seguridad han usado "gases lacrimógenos", "munición" y "porras". Desde el inicio de las protestas, cuatro personas han muerto a manos de la policía.

Naciones Unidas asegura que hay más de 900 personas, entre periodistas, políticos o activistas, que han sido detenidas desde que comenzaron las movilizaciones. Entre los arrestados se encuentran las principales figuras políticas del país detenidas durante el golpe militar como la 'líder de facto', Aung San Su Kyi, y el presidente, Win Myint.

Expertos de Naciones Unidas han resaltado que "algunos detenidos se encuentran bajo arresto domiciliario sin contacto exterior", pero en la mayoría de los casos el paradero de estos es desconocido, así como los cargos de los que se les acusa.

A este respecto, también se muestran preocupados por una serie de reformas legales puestas en marcha por la junta militar que de aprobarse darán amplias posibilidades para arrestar personas con cargos poco detallados.

"La detención arbitraria y el acoso a aquellos que expresan su descontento o se organizan y participan en protestas pacíficas debe terminar inmediatamente", ha señalado el grupo de expertos, que ha mostrado su preocupación por la detención de periodistas cubriendo las protestas. Un reportero japonés fue detenido este mismo viernes, aunque liberado poco después.

PROBLEMAS EN LA AYUDA HUMANITARIA

Naciones Unidas también ha señalado que la crisis del país se ha traducido en una mayor dificultad para llevar la ayuda humanitaria a los colectivos afectados por desastres o que están desplazados.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), ha asegurado que el cierre de bancos y el aumento de los precios de productos ha afectado sus esfuerzos, así como el "acceso restringido" debido al conflicto que, por ejemplo, imposibilita llegar a la mitad de los lugares donde se proporcionaba ayuda en la provincia de Rajine.

A esto se suma la baja recaudación de fondos, ya que solo se ha recibido el 0,3 por ciento de las donaciones que la OCHA estima necesarias para mantener la ayuda humanitaria a las 945.000 personas que la necesitarán en 2021.