Publicado 23/02/2021 10:29CET

Birmania.- El G7 y la UE condenan "firmemente" la represión en Birmania y piden el fin del estado de emergencia

Vehículo blindado tras el golpe de Estado en Rangún, Birmania
Vehículo blindado tras el golpe de Estado en Rangún, Birmania - Thet Htoo/ZUMA Wire/dpa

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los países del G7 y el Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior y Seguridad Común, Josep Borrell, han condenado "firmemente" este martes la represión de las protestas en Birmania por parte de la junta militar surgida del golpe de Estado militar del 1 de febrero y han reclamado el fin del estado de emergencia.

Los ministros de Exteriores de los países del G7 --Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido-- y Borrell han expresado sus condolencias "por la pérdida de vidas" y han recalcado que "el Ejército y la Policía deben ejercer la máxima contención y respetar los Derechos Humanos y el Derecho Internacional".

"El uso de munición real contra personas desarmadas es inaceptable. Cualquiera que responda con violencia a manifestaciones pacíficas debe rendir cuentas", han apuntado en su comunicado, en el que han condenado "la intimidación y opresión contra aquellos que se oponen al golpe".

En este sentido, han mostrado su preocupación por "la represión de la libertad de expresión, incluido el bloqueo de Internet y los cambios draconianos a la ley que reprime la libertad de expresión" y han sostenido que "los actos sistemáticos contra manifestantes, doctores, miembros de la sociedad civil y periodistas deben llegar a su fin".

"Seguimos pidiendo acceso humanitario total para ayudar a los más vulnerables. Seguimos unidos en la condena al golpe en Birmania", han argüido, al tiempo que han pedido nuevamente la liberación "inmediata e incondicional" de los detenidos "de forma arbitraria", entre ellas la antigua líder 'de facto' del país, Aung San Suu Kyi, y el presidente birmano, Win Myint.

El Ejército de Birmania asumió el poder el 1 de febrero y declaró el estado de emergencia durante un año tras detener a los principales dirigentes del país. La asonada fue dada a raíz de las elecciones generales de noviembre, en las que se impuso la Liga Nacional para la Democracia (NLD), y poco antes de que se constituyera el Parlamento.

Las manifestaciones se han sucedido hasta el momento en contra de la junta militar, siendo las de este fin de semana y este lunes las más multitudinarias desde que los birmanos empezaron a salir a las calles. Durante las protestas del sábado murieron al menos dos personas, mientras que el viernes falleció otra joven después de haber recibido un disparo en la cabeza en una protesta una semana antes.

Contador