Publicado 22/02/2021 06:16CET

Birmania.- La junta birmana advierte a los manifestantes que "sufrirán pérdida de vidas" si continúan las protestas

21 February 2021, Thailand, Bangkok: Myanmar citizens living in Thailand take part in a demonstration in front of the United Nations building against the military coup and demanded the release of Aung San Suu Kyi. Photo: Chaiwat Subprasom/SOPA Images via
21 February 2021, Thailand, Bangkok: Myanmar citizens living in Thailand take part in a demonstration in front of the United Nations building against the military coup and demanded the release of Aung San Suu Kyi. Photo: Chaiwat Subprasom/SOPA Images via - Chaiwat Subprasom/SOPA Images vi / DPA

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

La junta militar de Birmania ha advertido a los manifestantes que "sufrirán pérdida de vidas" si las protestas continúan, después de registrar el fin de semana más violento desde el golpe de Estado y unas horas antes de que empiece la huelga general convocada para este lunes.

El Consejo de Administración del Estado de Birmania ha asegurado este domingo por la noche en la emisora estatal MRTV que "los manifestantes han elevado su incitación hacia la revuelta y la anarquía".

Así, según recoge CNN, ha añadido que "los manifestantes ahora están incitando a la gente, especialmente a los adolescentes y jóvenes emocionales, a un camino de confrontación donde sufrirán la pérdida de vidas".

En Rangún, la ciudad más poblada de Birmania, se han bloqueado las carreteras hacia algunas embajadas extranjeras, como la de Estados Unidos, con un alambre de púas.

Según los vídeos que circulan por las redes sociales, también se han visto vehículos policiales y militares por las calles.

Hasta el momento, han muerto tres personas debido a la represión ejercida por las fuerzas de seguridad contra los manifestantes. Al menos dos personas han muerto este fin de semana en Mandalay cuando las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los trabajadores de los astilleros en huelga, mientras que otra joven de 19 años ha fallecido en Naipyidó, la capital del país, a causa de un disparo en la cabeza, también en el marco de las movilizaciones de protesta en Birmania.

El país está a menos de 24 horas de una jornada crítica: este lunes, miles de personas van a participar en todo el país en lo que se considera la mayor manifestación contra las autoridades militares desde el principio de esta crisis.

La manifestación irá acompañada de una huelga general que pretende rivalizar con el día de los Cuatro Ochos, cuando millones de personas salieron a las calles el 8 de agosto de 1988 para desafiar al Gobierno de la entonces república socialista. De hecho, la huelga del lunes se conoce ya, popularmente, como el día de los "cinco doses".