Publicado 05/05/2021 16:43CET

Birmania.- Más de 200 organizaciones piden al Consejo de Seguridad de la ONU un embargo de armas sobre Birmania

Protesta contra la junta militar de Birmania en Londres
Protesta contra la junta militar de Birmania en Londres - MAY JAMES / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -

Más de 200 organizaciones han reclamado al Consejo de Seguridad de la ONU que imponga con "urgencia" un embargo de armas sobre Birmania como represalia contra la junta militar que gobierna el país desde el golpe de Estado del 1 de febrero, "para poner fin a la matanza de quienes protestan" contra los actuales dirigentes.

El llamamiento 'Ni una bala más' (#NotOneBulletMore), secundado por organizaciones como Amnistía Internacional o Human Rights Watch (HRW), incide en que no basta con una simple condena frente a los abusos que se estarían cometiendo en Birmania, a la vista de que este tipo de mensajes "no ha tenido resultado".

"Es hora de que el Consejo de Seguridad de la ONU use sus facultades exclusivas para imponer un embargo de armas integral a fin de tratar de acabar con el baño de sangre que está perpetrando el ejército", ha sentenciado Lawrence Moss, responsable de incidencia con Naciones Unidas dentro de Amnistía.

La organización ha acusado a las Fuerzas Armadas birmanas de violar el Derecho Internacional por el uso de armas y medidas indiscriminadas contra los manifestantes pacíficos. La Asociación de Ayuda a los Presos Políticos (AAPP), que recaba de forma independiente los datos de víctimas de esta represión, estima que la cifra de fallecidos ronda ya los 470.

El director de HRW para la ONU, Louis Charbonneau, ha advertido de que el hecho de que el Consejo de Seguridad ni siquiera haya debatido un embargo de armas equivale a "una renuncia terrible de sus responsabilidades con la población de Birmania". En este sentido, ha señalado que las declaraciones de condena "son el equivalente diplomático a encogerse de hombres e irse".

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, alertó en abril del riesgo de una guerra civil en Birmania y estableció "parecidos claros" con la situación vivida en Siria hace más de una década. La expresidenta chilena instó a la comunidad internacional a no repetir los mismos errores que entonces.

Según Amnistía, "si el Consejo de Seguridad hubiera impuesto y hecho cumplir un embargo de armas en Siria hace diez años, hace tiempo que se habrían acabado las balas". "Esta vez, el Consejo debe actuar antes de que la grave situación de Birmania se convierta en una catástrofe similar", ha reclamado Moss.