Publicado 16/03/2021 10:28CET

Birmania.- Los precios de productos básicos se disparan en Birmania tras el golpe de Estado

Protesta en Rangún contra el golpe de Estado
Protesta en Rangún contra el golpe de Estado - THUYA ZAW / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

La inestabilidad social derivada del golpe de Estado en Birmania ha dado pie también a un aumento del precio de alimentos básicos y del combustible, según el Programa Mundial de Alimentos (PMA), que teme que este repunte merme la capacidad de los colectivos más vulnerables para obtener a corto plazo bienes de primera necesidad.

Las movilizaciones convocadas tras el golpe contra el Gobierno de Aung San Suu Kyi han afectado a las cadenas de suministro y a la actividad de los mercados, lo que se ha traducido, por ejemplo, en un aumento del 20 por ciento en el precio de venta del aceite de palma en la zona metropolitana de Rangún desde principios de febrero.

Además, el precio del arroz ha crecido hasta un 4 por ciento en las últimas semanas en áreas de Rangún y Mandalay, lo que se suma a una subida del 3 por ciento que ya se venía registrando en el precio de este cereal entre mediados de enero y mediados de febrero a nivel nacional. En zonas como Bhamo y Putao, los precios se han disparado hasta un 20 y un 35 por ciento.

El director del PMA en Birmania, Stephen Anderson, ve "preocupante" esta tendencia, "especialmente para las personas más vulnerables que ya viven al día". "Sumado a la pandemia de COVID-19, si la subid de los precios se mantiene perjudicará gravemente la capacidad de los más pobres y vulnerables de llevar suficiente comida a la mesa", ha alertado.

La subida se extiende también al combustible, que cuesta un 15 por ciento más que el 1 de febrero, el día en que las Fuerzas Armadas birmanas se hicieron con el poder alegando un supuesto fraude en las elecciones de noviembre. Al PMA le preocupa que la subida del combustible derive a medio plazo en una mayor inflación de los alimentos.

La agencia almacena comida en caso de que la situación empeore, habida cuenta de que la parálisis del sector bancario, la reducción de las remesas y la menor disponibilidad de dinero en efectivo terminan de complicar el panorama general en el país asiático.

La ONU ha expresado en reiteradas ocasiones su preocupación por la crisis birmana, que se ha saldado ya con más de un centenar de muertos en las calles, y Anderson ha reiterado este martes el llamamiento del secretario general, António Guterres, para que "se respete la voluntad de la población en las elecciones recientes".

"En PMA sabemos bien que el hambre llega enseguida cuando la paz y el diálogo quedan al margen", ha señalado este responsable.

Contador