Publicado 19/07/2021 15:19CET

Birmania.- Relatores de la ONU denuncian una "campaña de terror por la fuerza" contra defensores de los DDHH en Birmania

Protestas contra la junta militar de Birmania en Londres
Protestas contra la junta militar de Birmania en Londres - VUK VALCIC / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

Relatores de Naciones Unidas han denunciado este lunes que la junta militar que ostenta el poder en Birmania desde el golpe de Estado del 1 de febrero lleva a cabo una "campaña de terror por la fuerza bruta" contra defensores de los Derechos Humanos, al tiempo que han vuelto a pedir una respuesta internacional "fuerte" de la comunidad internacional contra la asonada.

En un comunicado, el relator especial para la situación de los Derechos Humanos en Birmania, Tom Andrews, y la relatora especial para la situación de los defensores de Derechos Humanos, Mary Lawlor, han destacado informaciones "creíbles" de activistas obligados a esconderse después de que se emitieran órdenes de detención contra ellos en virtud del artículo 505 del Código Penal birmano.

Andrews y Lawlor han señalado que las autoridades birmanas han registrado sus domicilios, se han incautado de algunas de sus posesiones y miembros de su familia han sido acosados y amenazados. Asimismo, han lamentado que muchos otros que han sido incapaces de huir han sido detenidos de forma arbitraria.

En este sentido, han censurado también que los abogados que representan a los detenidos tras el golpe de Estado han sido también detenidos, igual que periodistas que han cubierto las protestas contra la junta.

Andrews ha remarcado que los birmanos aprecian las expresiones de preocupación emitidas por la comunidad internacional, "pero lo que desesperadamente necesitan es acción". "Es crítico que las naciones se solidaricen con el pueblo asediado de Birmania, que es rehén de una junta militar ilegal", ha subrayado, antes de aseverar que "es hora de la fortaleza, una acción centrada y coordinada que incluya sanciones económicas y embargo de armas".

Lawlor, por su parte, ha aplaudido la "fortaleza" de los defensores de los Derechos Humanos, a pesar de que se enfrentan a riesgos para su propia seguridad. En este sentido, ha reconocido especialmente el papel de las mujeres, que corren un riesgo más acusado en áreas rurales. "A menudo son golpeadas y pateadas antes de ser enviadas a la cárcel, donde pueden sufrir tortura y violencia sexual sin que se les proporcione atención médica", ha incidido.

Más de 890 hombres, mujeres y niños han fallecido y un número mucho mayor e indeterminado ha resultado herido como consecuencia de acciones de las fuerzas de seguridad birmanas desde el golpe de Estado del 1 de febrero. Asimismo, miles de personas han sido desplazadas por los enfrentamientos entre el Ejército y los grupos armados de las regiones birmanas, en medio de un recrudecimiento de la situación de la pandemia en el país asiático, que amenaza a los ya sobrepasados servicios médicos y sanitarios.

Contador