Publicado 18/08/2021 11:34CET

Birmania.- La represión contra las protestas por el golpe de Estado en Birmania deja ya casi mil muertos

Archivo - Protesta contra la junta militar de Birmania en Londres
Archivo - Protesta contra la junta militar de Birmania en Londres - MAY JAMES / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

La represión policial contra las protestas por el golpe de Estado perpetrado en Birmania el 1 de febrero deja ya 999 muertos, según cifras proporcionadas por la Asociación de Ayuda a los Presos Políticos (AAPP).

En su último parte, difundido a través de la red social Twitter, la AAPP también cifra en 7.320 los detenidos en Birmania desde la asonada, de los que 5.712 permanecen arrestados o han recibido una sentencia.

La junta militar que controla Birmania desde hace 200 días, liderada por Min Aung Hlaing, continúa reprimiendo la oposición al nuevo régimen. En este último mes, al menos 92 civiles han sido asesinados, incluyendo adolescentes, activistas estudiantiles y miembros del partido Liga Nacional por la Democracia (LND) --encabezado por la depuesta Aung San Suu Kyi--, entre otros.

Este número incluye la masacre de 40 personas en el municipio de Kani, en la región de Sagaing, uno de los bastiones de la resistencia al golpe, durante redadas en domicilios. Residentes que huyeron ante la presencia policial han detallado que, cuando regresaron, encontraron casi 49 cuerpos, incluyendo el de un adolescente de 14 años, recoge el portal The Irrawaddy.

El número de detenidos torturados hasta la muerte por la junta también se ha elevado, con al menos otras diez personas asesinadas bajo custodia en el último mes y medio.

El Ejército de Birmania asumió el 1 de febrero el poder del país y declaró el estado de emergencia durante un año tras detener a los principales dirigentes, incluida Suu Kyi.

El golpe se produjo tras tensiones a raíz de las elecciones generales de noviembre, en las que tanto la oposición como el Ejército denunciaron posibles irregularidades, aunque sin presentar pruebas.