Publicado 18/09/2020 13:50CET

Birmania.- Suu Kyi, bajo presión para aplazar las elecciones en Birmania ante el aumento de casos de COVID-19

Birmania.- Suu Kyi, bajo presión para aplazar las elecciones en Birmania ante el
Birmania.- Suu Kyi, bajo presión para aplazar las elecciones en Birmania ante el - -/YNA/dpa - Archivo

MADRID, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

La líder de facto de Birmania, Aung San Suu Kyi, está siendo objeto de una presión creciente para aplazar las elecciones generales previstas para el 8 de noviembre como resultado del repunte en los casos de coronavirus, que ha provocado que vuelva a confinarse algunas zonas del país.

Los partidos de oposición, con el Partido Unión, Solidaridad y Desarrollo apoyado por el Ejército a la cabeza, ha solicitado esta semana a la Comisión Electoral que aplace los comicios por el rebrote, argumentando que teme que los mítines y otros actos de campaña puedan provocar más contagios y que muchos electores no puedan acudir a votar.

"Hemos sido testigos de que partidarios de respectivos partidos inconscientemente no siguen las medidas de distanciamiento social y los procedimientos estándares de operar en las campañas electorales", sostienen en su misiva unas dos decenas de partidos, según Bloomberg. "Prevemos concentraciones masivas imprevistas debido al entusiasmo de los militantes", añaden.

El partido gobernante, la Liga Nacional para la Democracia (LND), es partidaria de que las elecciones se mantengan en la fecha prevista y Suu Kyi sostiene que la pandemia puede contenerse con estrictas medidas de distanciamiento social.

El partido de Suu Kyi, que parte como favorito, sostiene que aplazar la votación podría desencadenar inestabilidad política, ya que la Constitución no permite un retraso de más de dos meses.

"Birmania ha endurecido las normas e impuesto un confinamiento parcial en aquellas ciudades donde el virus está más presente", ha sostenido Myo Nyunt, uno de los miembros del comité ejecutivo de la LND. "Esto tendrá como resultado una contención del virus en las próximas semanas", ha subrayado.

El país de 54 millones de habitantes se vio golpeado por una segunda ola de contagios en agosto, lo que obligó a las autoridades a volver a imponer el confinamiento en Rangún, la principal ciudad del país, y en el estado de Rajine, así como ha prohibir los viajes internos en todo el país.

Hasta mediados de agosto Birmania había registrado unos 400 casos pero desde entonces la cifra se ha multiplicado por diez y este viernes se situaba en 4.299 contagios y 61 fallecidos. Según el portavoz del Ministerio de Salud, Than Naing Soe, aunque la segunda oleada ha sido peor de lo previsto, las autoridades están mejor preparadas en términos de infraestructura sanitaria y recursos para contener la pandemia.