Publicado 03/02/2021 06:28CET

Birmania.- La "unidad" del Consejo de Seguridad es esencial para apoyar la democracia en Birmania, urge enviada especial

MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

La enviada especial de Naciones Unidas en Birmania, Christine Schraner Burgener, ha instado este martes a la "unidad" del Consejo de Seguridad para defender la democracia en el país asiático tras el golpe de Estado perpetrado este lunes por el Ejército, en una reunión de emergencia a puerta cerrada que ha mantenido el órgano.

Schraner Burgener también ha condenado frente a los miembros del Consejo "enérgicamente" las recientes medidas adoptadas por los militares, a los que ha urgido a "enviar colectivamente una señal clara en apoyo de la democracia en Birmania".

La enviada especial ha calificado los eventos que precipitaron la toma de control del Ejército como "sorprendentes e impactantes", ya que "parecía haber un compromiso por parte de los militares de salvaguardar el estado de derecho" y de resolver mediante mecanismos legalmente establecidos las disputas electorales.

El golpe fue ejecutado tras las recientes tensiones a raíz de las elecciones generales de noviembre, en las que se impuso de forma aplastante la NLD y tras las que tanto la oposición como el Ejército han denunciado posibles irregularidades.

Ante estas presuntas irregularidades, el Ejército detuvo este lunes a la líder 'de facto' del país, Aung San Suu Kyi, y a otros altos cargos del partido gobernante y declararon el estado de emergencia durante un año.

Schraner Burgener ha constatado ante el Consejo de Seguridad la victoria de la NLD, algo que ha asegurado, "refleja la clara voluntad del pueblo de Birmania de continuar por el camino de la reforma democrática, ganada con tanto esfuerzo".

Además, ha pedido que se derogue el estado de emergencia y que se libere a los líderes detenidos, mientras que ha indicado que el proceso de litigio postelectoral debe reanudarse "con el compromiso total de ambas partes".

A lo que ha añadido frente a los estado miembro que "es importante que unamos nuestros esfuerzos para ayudar a garantizar que las fuerzas armadas respeten la voluntad del pueblo de Birmania y se adhieran a las normas democráticas".

También ha expresado sus preocupaciones a nivel humanitario de lo que puede suponer el golpe, ya que todos los vuelos, incluidos los de ayuda de la ONU, han sido suspendidos hasta abril.

"No podemos permitir un retroceso total" en Birmania, ha destacado, tras añadir que es "lamentable que se haya puesto en peligro la esperanza de un progreso continuo marcado por las elecciones del 8 de noviembre".

Una transición de poder "sin problemas" habría presentado "una oportunidad clave" para avanzar en la acción sobre cuestiones prioritarias, incluida la crisis de los rohingya, el fortalecimiento del estado de derecho y el avance de la reconciliación nacional y la protección de los derechos humanos para todas las diversas comunidades.

También el presidente de la Asamblea General de la ONU, Volkan Bozkir, se ha mostrado "profundamente preocupado" por el golpe y ha pedido la liberación inmediata de los detenidos, a la vez que se garantiza un acceso humanitario sin restricciones.