Publicado 27/07/2021 06:37CET

Blinken y Ramírez reiteran su intención de "promover la democracia" en Haití, Venezuela, Cuba y Nicaragua

Ministra de Exteriores de Colombia, Marta Lucia Ramirez
Ministra de Exteriores de Colombia, Marta Lucia Ramirez - Lev Radin/ZUMA Wire/dpa

   MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, y la vicepresidenta y ministra de Exteriores de Colombia, Marta Lucía Ramírez, han mantenido este lunes una conversación en la que han reiterado su intención de "promover la democracia" en el continente, especialmente en Haití, Nicaragua, Venezuela y Cuba.

   En dos comunicados, ambos han reafirmado "la asociación" entre ambos países, si bien desde Bogotá se ha destacado "el rechazo a la intimidación ejercida" por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, contra el líder opositor, Juan Guaidó, y aliados, mientras que desde Washington han vuelto a agradecer el "modelo de acercamiento a la población migrante venezolana".

   Los dos países se han visto afectados por el reciente magnicidio del presidente de Haití, Jovenel Moise, ya que los entre los detenidos hay 18 de nacionalidad colombiana y cinco estadounidenses de origen haitiano. Según la cartera de Exteriores colombiana, hay "un trabajo conjunto con las autoridades haitianas para traer ante la justicia a los implicados en el asesinato".

   Otro de los temas tratados en la conversación ha sido "la seguridad (...) y las causas de las recientes protestas". Desde Estados Unidos han reiterado "el apoyo a la paz duradera en Colombia y al crecimiento económico inclusivo".

   Por último, han mencionado la donación de 2,5 millones de dosis de la vacuna Johnson & Johnson y 3,5 millones de dosis de la vacuna Moderna a Colombia.

   Este lunes, el presidente de Colombia, Iván Duque, ha pedido a Estados Unidos que declara a Venezuela como país promotor del terrorismo pues considera que desde el Gobierno de Caracas se apoya las acciones de los grupos armados que atentan contra la seguridad del país.

   Para Duque esta definición por parte de Washington no solo serviría para "desvelar esa relación connivente y perniciosa" que a su juicio tendría el Gobierno de Venezuela, sino también para forzarles a "tomar un camino", o bien "seguir patrocinando el terrorismo o entregar a los terroristas a las autoridades de los países que los están buscando".