Bolivia.- El agente Roberto Barrios inicia una huelga de hambre para denunciar los problemas salariales de la Policía

Actualizado 10/08/2006 6:15:30 CET

LA PAZ, 10 Ago. (EP/AP) -

Un policía boliviano inició el miércoles una huelga de hambre en solitario reclamando un salario para todos sus camaradas similar a lo que perciben los militares de similar rango.

"Hay demasiada diferencia en los salarios, un suboficial militar gana 3.800 boliviano al mes (unos 475 dólares) mientras un policía del mismo rango gana 1.700 bolivianos", declaró el suboficial Roberto Barrios.

Barrios es presidente de la Asociación Nacional de Clases, Suboficiales y Policías (ANCLASSPOL), en la ciudad de Santa Cruz en el oriente de este país.

"El Gobierno aumentó el sueldo de todos los sectores y no es posible que aumente el de las fuerzas armadas y no lo haga con la policía", acotó a tiempo de pedir a sus camaradas que no se sumen a la medida para no provocar una "crisis" mayor en su institución.

"Yo hago la huelga por todos y nadie me está presionando para que suspenda la medida", agregó.

La ministra de Gobierno, Alicía Muñoz, dijo el sábado, sin precisar plazos, que "el pedido de aumento salarial en la policía está pendiente".

En tanto, el comandante de esa institución, general Isaac Pimentel convocó a los policías de menor rango a una reunión el jueves en un intento por evitar que la protesta se masifique.

Un motín policial motivado por un pedido de aumento salarial en febrero de 2003 derivó en un cruento enfrentamiento armado con militares que provocó la muerte de 31 personas. Ese episodio marcó el principio del fin del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, quien renuncio en octubre de ese año en otro estallido popular.

El Gobierno autorizó un incremento a las fuerzas armada que alcanzó al 5% a la masa salarial, según dijo el ministro de Defensa, Walker San Miguel. Ese aumento generó descontentos entre militares de baja graduación porque no fue equitativo.