Publicado 14/12/2021 16:47CET

Bolivia.- Bolivia advierte de que las marchas a favor de Pumari están "garantizadas" si no se producen "disturbios"

Archivo - Policía de Bolivia en La Paz.
Archivo - Policía de Bolivia en La Paz. - Radoslaw Czajkowski/dpa - Archivo

MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Bolivia ha avisado este martes de que las marchas convocadas para la jornada a favor del exdirigente del Comité Cívico Potosinista (Comcipo) Marco Antonio Pumari, actualmente en prisión preventiva, están "garantizadas" si no se produce "alteración del orden público".

Comcipo anunció la marcha, entre otras medidas de apoyo a Pumari, para mostrar su rechazo contra la "persecución política" en Bolivia. Además de las acciones planteadas por el Comcipo, cívicos y plataformas ciudadanas se reunirán el martes en una cumbre nacional para definir acciones contra la "persecución política".

Los partidos opositores Creemos y Comunidad Ciudadana (CC) han confirmado su presencia a la marcha a favor de Pumari, mientras que el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, ya se encuentra en Potosí para participar en la manifestación, por lo que no acudirá al Consejo Nacional de Autonomías con los gobernadores departamentales, recoge la prensa boliviana.

El presidente del Comcipo, Juan Carlos Manuel, y otros dirigentes como Ramiro Subia se han declarado en la "clandestinidad" después de la detención de Pumari, pero el viceministro del Ministerio de Gobierno, Nelson Cox, ha indicado que no están "desaparecidos", si no "evadiendo a la Justicia" y podrían ser declarados prófugos por no responder a la investigación abierta en su contra, ha informado el diario 'El Deber'.

Roxana Graz, que se ha hecho con la dirigencia del Comcipo, ha detallado que Manuel y Subia están "a buen recaudo" y se mantendrán "en la clandestinidad".

La Justicia de Bolivia decretó este sábado prisión preventiva durante seis meses para Pumari después de que la Fiscalía le imputase cinco delitos dentro del caso abierto por la violencia y la quema de instalaciones electorales en Potosí en 2019 en una serie de protestas que acabaron con la dimisión de Evo Morales.

Pumari es uno de los líderes de las protestas de noviembre del año 2019 que culminaron con la dimisión de Morales. El 'excívico' está denunciado por la presunta comisión de los delitos de terrorismo y sedición por su rol en las manifestaciones tras las elecciones.

La tensión entre el oficialismo y la oposición es máxima en Bolivia, especialmente en los departamentos de Potosí y Santa Cruz. Ambos concentraron la mayoría de las últimas protestas antigubernamentales, que se oponían a una ley contra el blanqueo de capitales que finalmente fue derogada.