Publicado 02/07/2021 16:07CET

Bolivia.- Bolivia pide ser "cautos y pacientes" con la extradición de Arturo Murillo desde EEUU

Archivo - Jeanine Añez se funde en un abrazo con Arturo Murillo el día de su autoproclamación como presidenta de Bolivia.
Archivo - Jeanine Añez se funde en un abrazo con Arturo Murillo el día de su autoproclamación como presidenta de Bolivia. - GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Bolivia, Rogelio Mayta, ha pedido este viernes ser "cautos y pacientes" respecto al proceso de solicitud de extradición del exministro de Gobierno Arturo Murillo, detenido en Estados Unidos por los delitos de presunto pago de sobornos y blanqueo de capitales.

"En lo que corresponde al Ministerio de Exteriores, hasta este momento no nos ha llegado (nuevamente la solicitud) de extradición, hay que ser cautos y pacientes", ha señalado en una entrevista en televisión, antes de incidir en que la Justicia "va lenta".

En este sentido, ha explicado que, en los casos de extradiciones, "se debe tener particular cuidado" y ha aseverado que los documentos que acompañan a la solicitud de extradición han de estar correctamente redactados.

"Y eso tiene que cumplir todos los requisitos de lo que se llama la causa probable, o sea, tiene que estar toda la prueba para que el juez de Estados Unidos, cuando revise esos documentos, diga que es muy probable que las personas que están siendo acusadas realmente sean los autores de delitos", ha recogido el diario 'La Razón'.

En el caso contrario, según Mayta, es posible que la solicitud sea rechazada. El Ministerio de Exteriores boliviano ya devolvió a la Justicia del país andino la primera solicitud de extradición de Murillo, precisamente por tener errores, como la traducción.

Murillo fue detenido en Estados Unidos por el pago de sobornos y blanqueo de capitales, delitos cometidos presuntamente en el marco del caso de la compra con sobrecoste de material antidisturbios.

De acuerdo con los datos que maneja el Gobierno de Bolivia, la compra de los materiales en cuestión tuvo un coste de 5,6 millones de dólares (cerca de 4,6 millones de euros), aunque el precio real supondría 3,3 millones (casi 2,7 millones de euros).

Contador