Bolivia/Chile.- Bolivia advierte de que "no renunciará jamás" a su demanda de una salida marítima a través de Chile

Actualizado 07/06/2006 3:59:30 CET

SANTO DOMINGO, 7 Jun. (EP/AP) -

El ministro de Exteriores boliviano, David Choquehuanca, advirtió ayer, martes, durante la trigésimo sexta Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) que su país "no renunciará jamás" a su demanda de una salida marítima que perdió en la guerra que le enfrentó a Chile hace 127 años, y manifestó que de este acceso "depende la paz, la amistad, el progreso y la integración pacífica" en la región.

Para Choquehuanca, el reciente cambio de Gobierno en ambos países marca un nuevo contexto en las relaciones bilaterales. "Creemos que ha llegado la hora de resolver el enclaustramiento geográfico de Bolivia, de pueblo a pueblo, de país a país, de Estado a Estado", indicó.

Según el ministro, no basta con dar acceso franco a puertos chilenos, sino que es necesario dar una respuesta "integral y definitiva".

No obstante, reconoció que la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, ha demostrado voluntad de diálogo con el mandatario de Bolivia, Evo Morales, pero señaló que aún falta que se materialice esa disposición.

INTERVENCIÓN DE LA OEA

Choquehuanca, quien precisó que Bolivia pierde 1.200 millones de dólares (más de 935 millones de euros) al año por no tener acceso directo al mar, afirmó en una rueda de prensa posterior a su intervención en la cuarta sesión plenaria de la Asamblea de la OEA que espera que la organización "pueda acompañarnos en este proceso facilitando el diálogo".

Ambos gobiernos ya han iniciado conversaciones encaminadas a establecer lo que han denominado "una agenda sin exclusiones", en el cual el tema del mar es prioritario para Bolivia.

Sin embargo, el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Alejandro Foxley, pidió un turno para responder, pero en ningún momento se refirió al acceso al mar, ya que sólo habló de "libre tránsito" y de "seguir perfeccionando el acceso" que ya tiene Bolivia.

Posteriormente, en una rueda de prensa improvisada en la que sostuvo que entre ambos países se ha creado un clima propicio para iniciar la aplicación de la agenda amplia sin exclusiones, rehusó hablar detalladamente del acceso al mar.