Actualizado 23/02/2013 08:41 CET

Bolivia/Chile.- Bolivia afirma que "no admite" que un tribunal chileno condene a los tres soldados bolivianos detenidos

LA PAZ, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Bolivia ha afirmado este viernes que "no admite" que un tribunal chileno pueda emitir una condena contra los tres soldados bolivianos "injustamente" detenidos en enero por cruzar ilegalmente la frontera.

El ministro de Defensa, Rubén Saavedra, ha resaltado que "no corresponde al Gobierno de Chile juzgar los actos del Estado boliviano en la lucha contra el contrabando, realizados en el marco de los acuerdos bilaterales y multilaterales del control de las fronteras".

Asimismo, ha reiterado la petición de Sucre al Gobierno de Sebastián Piñera para que proceda a liberar a los tres soldados y ha criticado la "acción ilegal" de las autoridades de obligar a los detenidos a renunciar a la ayuda consular, según ha informado la agencia estatal boliviana de noticias, ABI.

Saavedra ha indicado asimismo que Chile "ignora los acuerdos bilaterales y multilaterales contra los delitos y la lucha contra el contrabando al detener a conscriptos bolivianos que cumplían un mandato constitucional a través de un operativo de lucha contra ese ilícito y llevarlos ante instancias judiciales".

En este sentido, ha valorado que "el tema debió haberse resuelto por la vía diplomática y en cumplimiento al Derecho Internacional". "Fue la propia Cancillería chilena la que entregó una nota al Ministerio de Relaciones Exteriores de nuestro país, al día siguiente de producido el hecho, en la cual Chile se compromete a resolver de manera expedita y rápida esa situación, lo cual no ocurrió", ha añadido.

'El Gobierno boliviano acudirá a todas las instancias necesarias para conseguir la libertad de los tres soldados bolivianos detenidos en Chile", ha resaltado.

Por otra parte, el Ministerio de Exteriores boliviano ha tachado de "impreciso y falso" el comunicado presentado por Chile ante Naciones Unidas sobre el caso.

El jueves, Santiago tildó de "infundadas" y "sesgadas" las acusaciones vertidas por las autoridades bolivianas en este caso y aclara que "los tres soldados fueron detenidos por entrar ilegalmente en territorio chileno portando armamento de guerra, no por ser bolivianos".

En la misma línea, sostuvo que "los tres soldados han sido tratados con la dignidad y con el decoro que corresponde y están sometidos a la Justicia chilena con pleno respeto a las normas procesales y al Derecho Internacional".

"Les fueron dados a conocer todos sus derechos y tanto las autoridades bolivianas como la defensa de los ciudadanos bolivianos han tenido pleno acceso a ellos", aseguró.

SOLDADOS DETENIDOS

Según Sucre, los conscriptos Álex Choque Quispe, Augusto Cárdenas García y José Luis Fernández Choque, que no superan la mayoría de edad en Bolivia (21 años), fueron detenidos el pasado 25 de enero por entrar ilegalmente en Chile, cuando llevaban a cabo un operativo contra la compraventa de vehículos indocumentados.

El Gobierno de Morales ha presentado una demanda en Naciones Unidas contra Chile por violar los tratados bilaterales e internacionales al detener y procesar a los tres soldados, ya que dichos textos establecen la primacía de la vía diplomática sobre la judicial.

Además, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, ha anunciado que el Gobierno emprenderá también acciones legales contra los Carabineros chilenos por violar una serie de tratados bilaterales e internacionales sobre cooperación policial y judicial.

DISPUTA TERRITORIAL

En el trasfondo del conflicto por los tres soldados está la disputa que enfrenta a ambos países desde 1879, cuando Bolivia perdió su salida al Pacífico tras la guerra que mantuvo con Chile, que culminó con el Tratado de Paz y Amistad de 1904, sobre el derecho de libre tránsito de mercancías bolivianas hacia y desde puertos en el océano.

Chile asegura que con el acuerdo de paz --que fue ratificado por los parlamentos de ambos países veinte años después-- se establecen las fronteras --también las marítimas-- de las naciones combatientes, por lo que no ha lugar a ninguna disputa territorial.

Morales argumenta que el acuerdo de paz es "injusto, incumplido e impuesto" y ha rechazado la intangibilidad de los tratados internacionales, recordando que Estados Unidos se avino a superar el firmado en 1903 con Panamá y accedió a devolverle "gradualmente la soberanía" del canal homónimo.