Publicado 29/12/2020 14:16CET

Bolivia.- La designación de candidatos electorales agrieta al oficialismo y a la oposición en Bolivia

Pancartas de apoyo al MAS en Argentina
Pancartas de apoyo al MAS en Argentina - ALEJO MANUEL AVILA / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los preparativos para las elecciones regionales y locales del 7 de marzo han evidenciado la división en algunos de los principales partidos de Bolivia, también en el gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), que tiene como principal disidente a la expresidenta del Senado Eva Copa.

Los bolivianos están llamados a elegir a más de 4.000 autoridades, en el siguiente capítulo de una renovación que arrancó en octubre con las elecciones presidenciales y parlamentarias. De la mano del actual jefe de Estado, Luis Arce, el MAS logró recuperar el poder.

El partido gobernante ha confiado su presidencia a Evo Morales, que tras regresar a Bolivia ha tenido en la designación de candidatos electorales su primer gran reto. El proceso no ha estado exento de incidentes e incluso en algunos lugares se han vivido altercados violentos, como el lanzamiento de una silla contra Morales en localidad de Lauca Ñ, situado en uno de los bastiones cocaleros.

Morales, que ha negado que haya habido "dedazos", ha culpado a "infiltrados" de estos altercados, aunque lo cierto es que a lo largo de las últimas semanas ha tenido que escuchar críticas internas que le acusan de desoír a las bases para nombrar candidatos afines.

Uno de los casos más sonados ha tenido lugar en El Alto, donde la designación de Zacarías Maquera como candidato a la alcaldía ha llevado a la otra aspirante, Eva Copa, que finalmente ha roto con el MAS para presentarse por otras siglas. "Estoy decepcionada por algunos grupos que no permiten que haya renovación, que los nuevos liderazgos surjan", lamentó, según 'Página Siete'.

OPOSICIÓN FRAGMENTADA

Otro de los partidos fragmentados es el Movimiento Demócrata Social (Demócratas) que lidera el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas. La decisión de este último de respaldar la candidatura del exlíder cívico Luis Fernando Camacho ha provocado una desbandada dentro de la formación.

Entre quienes han abandonado Demócratas está Jeanine Áñez, que ocupó durante un año la presidencia de Bolivia de forma interina. "Es hora de buscar un rumbo nuevo y de cambio", alegó Áñez, que se presentará por otras siglas a la gobernación de Beni.

Contador