Actualizado 09/02/2006 13:44:52 +00:00 CET

Bolivia.- Destituyen al superintendente y al viceministro de Transportes por "actuar a espaldas" del Gobierno

Los destituidos se "extralimitaron" en su intervención respecto a la huelga que mantiene la línea aérea Lloyd Aéreo Boliviano

LA PAZ, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno del presidente Evo Morales destituyó hoy al superintendente y al viceministro de Transportes, Luis Fernando Salinas y Rogelio Ashimine Oshiro respectivamente, por "actuar a espaldas del Gobierno" en las negociaciones que emprendió el Poder Ejecutivo para solucionar el paro en el Lloyd Aéreo Boliviano (LAB).

El ministro de Servicios y Obras Pública, Salvador Rick, informó de que él personalmente pidió a Salinas su carta de dimisión al cargo, mientras que el propio Morales instruyó la destitución de Ashimine, informó hoy la Agencia Boliviana de Información (ABI).

"Hemos encontrado en ambas personas visos de responsabilidad en un mal manejo de la cosa pública, se han extralimitado en sus funciones y han intentado emitir algunas disposiciones legales que no les competen", explicó el ministro Rick a la prensa, en declaraciones que realizó en Palacio de Gobierno.

El superintendente intentó redactar un decreto supremo sobre el LAB que no le compete y al viceministro, el Ejecutivo le pidió formalmente que no interviniera en las negociaciones para solucionar el conflicto en la línea aérea, pero desobedeció la instrucción, explicó la autoridad gubernamental.

Ahora la actuación de ambas ex autoridades en el caso será investigada por el Viceministerio de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción, que depende del Ministerio de Justicia, anunció el portavoz de Palacio, Alex Contreras.

AEROLINEA EN HUELGA

La huelga de pilotos de la principal aerolínea boliviana llegó hoy al sexto día, junto a demandas de uno de los sectores en conflicto para que el Estado intervenga a la compañía.

Los trabajadores administrativos de Lloyd se sumaron a la Asociación de Pilotos, en huelga desde el pasado jueves en demanda de que el Gobierno intervenga la empresa, en virtual quiebra por una deuda de al menos 140 millones de dólares, y por la reducción de su patrimonio a unos dos millones.

Además de su situación financiera, la compañía --de la cual el 49% de acciones pertenecen a los bolivianos a través de las Administradoras de Fondo de Pensiones (AFP)-- no entregó sus estados financieros de las gestiones 2004 y 2005.

La superintendencia de Transportes, según el Ministro Rick, "no fue lo suficientemente enérgica" en la ejecución de determinado tipo de acciones con el LAB para que la compañía cumpla con la ley y entregue los respectivos informes.

Esa falta de información fue calificada por el vicepresidente del país, Alvaro García, como un "agujero negro". "Y cómo es eso que una empresa no informe al país y a los organismos competentes sobre sus resultados, sus balances de gestión de los últimos dos años y esto es un agujero negro y es inamisible", se preguntó García.

Para el vicepresidente, a los últimos gobiernos de Bolivia "les importó un comino" lo que pasaba con la empresa aérea, pero advirtió que la administración de Morales tomará una decisión sobre el futuro del LAB una vez que cuente con una información clara sobre el tema.

El LAB, empresa comercial estatal creada en 1925, fue capitalizada por la compañía brasileña VASP en 1996 y está la traspasó al empresario boliviano Tito Asbún en 2001.

Según el Gobierno, la situación actual de la línea aérea es producto de la capitalización, procesó que llevó adelante el Gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997) y por la cual se vendió el 50% de las acciones de empresas estatales consideradas estratégicas.