Actualizado 02/02/2006 18:58 CET

Bolivia.- Evo Morales convocará manifestaciones si el Congreso aprueba la ley para convocar la Asamblea Constituyente

El MAS tiene la mayoría parlamentaria, pero necesita dos tercios para aprobar la Ley de convocatoria a la Asamblea Constituyente

LA PAZ, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente Evo Morales, del Movimiento Al Socialismo (MAS), señaló ayer que convocará a la presión popular si es que el Congreso Nacional no reúne los dos tercios de votos y, consiguientemente, no da luz verde a la Ley de Convocatoria a la Asamblea Constituyente que será remitida por su Gobierno.

Así lo anunció Morales durante una reunión que sostuvo, junto a su vicepresidente, Alvaro García Linera y los dirigentes de la Central Obrera Regional de El Alto (COR), que acudieron encabezados por su secretario general, Édgar Patana, informó el diario 'La Prensa'.

"Tenemos una mayoría parlamentaria, pero necesitamos dos tercios para aprobar la Ley de convocatoria a la Asamblea Constituyente; será trabajo de nuestros parlamentarios cómo conquistar algunos votos y finalmente será la fuerza del pueblo boliviano que obligue al Congreso Nacional a contar con dos tercios y aprobar la Ley de Convocatoria para la Asamblea Constituyente", aseguró.

"Tenemos un paso ganado, somos mayoría, pero no somos dos tercios en el Congreso Nacional y eso es una preocupación. Yo sólo creo en la fuerza del pueblo, en la unidad del pueblo", agregó el presidente boliviano, quien no descartó una presunta conspiración en su contra.

Morales anunció que la propuesta gubernamental para la ley de convocatoria a la Constituyente planteará la elección de tres asambleístas por cada circunscripción uninominal (elegido con nombre y apellido por los electores) y que, si un partido, alianza o agrupación ciudadana logra el 50% más uno de los votos en alguna circunscripción, monopolizará su representación con los tres constituyentes.

En caso de que la victoria electoral sea por mayoría relativa, entonces tendrá derecho a dos constituyentes. El que resulte segundo a uno, tal como ocurre actualmente con la elección de los senadores.

SIN SUBORDINACION A LOS PODERES

El presidente también dijo que la Asamblea Constituyente debería tener poderes ilimitados y no estar subordinada al Poder Legislativo ni al Ejecutivo. "Estamos hablando de una Asamblea Constituyente que refundará al país y no de una simple reforma constitucional", agregó.

Asimismo, Morales reivindicó la Constituyente como el escenario democrático para consolidar los profundos cambios que impulsa su Gobierno al señalar que podría aprobar decretos en contra del modelo económico "inclusive, quién sabe, violando lo que está en la Constitución Política del Estado".

Sin embargo, reconoció que "los enemigos" acudirán al Tribunal Constitucional "para tratar de neutralizarlos". "Por eso, compañeras y compañeros, queremos que haya mayor unidad hacia la Asamblea Constituyente", agregó.

En este contexto, convocó a los legisladores opositores a sumarse para ser los "soldados de la segunda independencia del país". Sin embargo, negó que su Gobierno haya captado el apoyo de la COR-El Alto y de la Fejuve con la promesa de puestos en la administración pública. En este sentido, sólo admitió que hizo consultas con los representantes alteños para nombrar en su gabinete a dos ministros de esta ciudad: el de Aguas, Abel Mamani Marca, y el de Educación, Félix Patzi Paco.

UN ALTO MANDO PARA LA NACIONALIZACION

Por otro lado, el presidente Morales dijo que el domingo analizaron la nacionalización de los hidrocarburos y que en ese encuentro surgió la idea de la conformación de un alto mando que coadyuve a esa tarea.

Morales señaló que este alto mando estará integrado por representantes de los movimientos sociales, la COB, confederaciones y federaciones de trabajadores, partidos de izquierda, los jefes de bancada del MAS en cada departamento, ministros de Estado, "para que ésta sea una máxima instancia para tomar decisiones rápidas y urgentes cuando haya que tomar acciones".

"Sé que algunos sectores de la oligarquía y algunas transnacionales no van a aceptar, ése es nuestro desafío, pero estoy convencido de que el pueblo está pidiendo cambio", acotó.