Publicado 24/01/2021 10:37CET

Bolivia.- Exteriores enmarca en "actos privados" de Iglesias la Declaración que firmó en Bolivia cuando acompañaba al Rey

El Rey Felipe VI junto a representantes de la colectividad española durante su visita a Bolivia para asistir a la toma de posesión de su nuevo presidente, Luis Arce, en La Paz (Bolivia), a 8 de noviembre de 2020. Para esta visita, Felipe VI ha estado acom
El Rey Felipe VI junto a representantes de la colectividad española durante su visita a Bolivia para asistir a la toma de posesión de su nuevo presidente, Luis Arce, en La Paz (Bolivia), a 8 de noviembre de 2020. Para esta visita, Felipe VI ha estado acom - Casa de S.M. el Rey - Archivo

Sostiene que la agenda privada del vicepresidente no afecta a la política exterior del Gobierno

MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación considera "actos privados" todas las actividades que realizó al margen de la agenda oficial el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, en el viaje a Bolivia en el que acompañó al Rey Felipe VI. Una de esas actividades al margen de la agenda fue la firma de la 'Declaración de La Paz' que firmó con varios políticos de la izquierda latinoamericana.

Así lo ha expresado el Gobierno en respuesta a una pregunta parlamentaria formulada por el PP, a la que ha tenido acceso Europa Press. Los 'populares' habían pedido a la ministra que aclarara si considera que Iglesias tiene "una doble agenda paralela a la oficial que puede comprometer" tanto la política exterior como las relaciones con otros países.

Iglesias formó parte de la delegación oficial que acompañó al Rey Felipe VI a la toma de posesión del presidente de Bolivia, Luis Arce, los pasados 7 y 8 de noviembre.

Según la agenda oficial de esos días, incluida por el Gobierno en su respuesta, acompañó al Rey en su encuentro con el nuevo mandatario así como en la ceremonia oficial, y asistió también con éste a un encuentro con representantes de la colectividad española. En todos estos actos también estuvo presente la titular de Exteriores, Arancha González Laya.

Sin embargo, durante su estancia en La Paz, el líder de Podemos aprovechó para mantener encuentros con candidatos de izquierda en América Latina, como la peruana Verónika Mendoza y el ecuatoriano Andrés Arauz, además de cenar con el presidente argentino, Alberto Fernández.

Además, firmó la llamada 'Declaración de La Paz', en la que se subraya que la principal amenaza a la democracia y a la paz social en el siglo XXI es el "golpismo de la ultraderecha".

Dicho documento fue una iniciativa de Iglesias y Fernández, según contó Arauz a Europa Press, y a ella se sumaron otros líderes de izquierda como a Luis Arce y los expresidentes Evo Morales (Bolivia), Rafael Correa (Ecuador), Dilma Rousseff (Brasil), Alexis Tsipras (Grecia) y el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

En este sentido, el Gobierno reconoce en su respuesta parlamentaria que además de la agenda oficial, durante su viaje a Bolivia Iglesias también tuvo "una agenda privada, como ocurre en la mayoría de los viajes al extranjero". "Los actos privados del vicepresidente segundo no afectan a la política exterior marcada por el Gobierno", recalca.

Ya en noviembre, ante las críticas llegadas desde la oposición, González Laya había recalcado que el líder de Podemos había firmado la 'Declaración de La Paz' "a título individual" y que esta no era en ningún caso "un acuerdo entre países".

COMISIÓN ROGATORIA DE BOLIVIA

Por otra parte, y también a pregunta del PP, el Gobierno ha indicado que Iglesias no abordó durante su viaje a Bolivia la petición cursada por la Fiscalía de este país para que él, Íñigo Errejón y Juan Carlos Monedero prestaran testimonio en relación con los hechos sucedidos en la Embajada de México en La Paz en diciembre de 2019.

Preguntado sobre si el vicepresidente segundo mantuvo algún contacto con las autoridades bolivianas en relación con este hecho, el Ejecutivo subraya que el viaje de Iglesias se enmarcó "en un marco institucional y dentro de sus competencias, y no ha abordado este asunto en ninguno de sus encuentros durante el viaje".

El Gobierno ya informó previamente de que devolvió a Bolivia, por considerar que no estaba suficientemente fundamentada, la comisión rogatoria que enviaron sus autoridades para citar como testigos por los incidentes en la Embajada de México en La Paz a Pablo Iglesias, el expresidente Zapatero, los fundadores de Podemos Juan Carlos Monedero e Íñigo Errejón y el exjuez Baltasar Garzón.

El incidente en cuestión tuvo lugar cuando dos diplomáticos españoles en La Paz visitaron a la embajadora de México, María Teresa Mercado, que había dado asilo a varias personas afines al expresidente Evo Morales en esa primera etapa del Gobierno provisional de Jeanine Áñez.

A su salida, se encontraron con que las fuerzas de seguridad bolivianas no les permitían salir y solo tras varias gestiones pudieron hacerlo en un coche enviado por la canciller boliviana. El Gobierno de Áñez sospechaba que los diplomáticos españoles querían reunirse con los asilados en la Embajada o ayudarlos a salir y el caso derivó en una crisis con la expulsión de los diplomáticos de las respectivas embajadas.

VENEZUELA

En otro orden de cosas, pero también en relación a este viaje del presidente segundo, el Gobierno ha puntualizado que no mantuvo "reunión alguna, ni oficial ni privada", con el ministro de Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, durante su viaje a Bolivia, después de que el PP presentara una pregunta en este sentido.

Además, el Ejecutivo ha aprovechado para reiterar que no reconoce las elecciones parlamentarias del pasado 6 de diciembre, en las que se impuso el 'chavismo' ante el boicot del grueso de la oposición, y para instar a las autoridades venezolanas a "dar una respuesta urgente a la grave situación humanitaria" en el país.

Por último, el Gobierno manifiesta de nuevo "la disponibilidad de España para apoyar una solución pacífica" en Venezuela.