Publicado 14/10/2021 03:42CET

Bolivia.- La Fiscalía de Bolivia cierra el caso del presunto fraude electoral en los comicios de 2019

MADRID, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Bolivia ha cerrado definitivamente el caso del presunto fraude electoral en los comicios de 2019 en favor del presidente Evo Morales tras la acusación de su rival en la campaña, Carlos Mesa, quien denunció un "fraude gigantesco".

De igual modo, el fiscal del departamento de La Paz, William Alave, ha ratificado el sobreseimiento a favor de los cinco exvocales del Tribunal Supremo Electoral por los supuestos delitos electorales que cometieron en aquel año.

"Dispone la conclusión del proceso con relación a los citados imputados, la cesación de las medidas cautelares que se les hubiese impuesto siempre y cuando no hayan sido cesadas, y la cancelación de sus antecedentes penales", ha mencionado la Fiscalía en su resolución.

Los cinco exvocales estaban acusados por los delitos de falsificación de documentos, manipulación informática y ocultación de resultados y beneficios en función del cargo, entre otros, tal y como ha informado la agencia boliviana ABI.

Así, uno de los beneficiados por la resolución, el exvocal Ildefonso Mamani, ha reconocido ante Radio Panamericana que la ratificación del sobreseimiento de la causa demuestra que no existió delito alguno en las elecciones de 2019 y que todo el proceso ha sido una persecución "absolutamente política".

La transparencia de los comicios fue ratificada por la Policía de Bolivia y por empresas externas, así como por investigadores y técnicos internacionales, e incluso por la Universidad de Salamanca, en España.

Tras las acusaciones de fraude, las partes involucradas en el proceso electoral accedieron a que la Organización de Estados Americanos (OEA) realizara una auditoría con la que detectó "irregularidades". Morales dimitió el 10 de noviembre --apenas tres semanas después de la celebración de los comicios-- en medio de una ola de violencia que dejó más de 30 muertos.

En su lugar, la que entonces era la 'número dos' del Senado, Jeanine Áñez, se proclamó presidenta interina para llenar el vacío de poder en el país sudamericano.

Bolivia volvió a celebrar elecciones presidenciales el 18 de octubre, fecha pospuesta en varias ocasiones a causa de la pandemia de la COVID-19. En los comicios, Arce, candidato del partido de Morales, Movimiento Al Socialismo (MAS), ganó los comicios en primera vuelta, con más del 55 por ciento de los votos.

Por su parte, Áñez se encuentra en prisión preventiva desde el mes de marzo acusada de sedición, terrorismo, conspiración y genocidio, entre otros delitos, por su rol en el marco de dicha crisis postelectoral.

Contador