Publicado 26/10/2021 21:57CET

Bolivia.- La Fiscalía de Bolivia prevé lanzar en noviembre la primera acusación contra Áñez por la masacre de Sacaba

Archivo - Un grupo de personas llora a los fallecidos de la masacra de Sacaba (Bolivia).
Archivo - Un grupo de personas llora a los fallecidos de la masacra de Sacaba (Bolivia). - DAVID FLORES/APG/GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

El fiscal general de Bolivia, Juan Lanchipa, ha avanzado este martes que la intención de las autoridades es presentar el próximo mes de noviembre la primera acusación contra la expresidenta Jeanine Áñez por la masacre de Sacaba, una de los dos episodios de violencia policial más mortíferos durante la crisis de 2019.

"Esperamos que en el mes de noviembre tengamos ya presentada la acusación del caso de Sacaba", ha dicho el fiscal Lanchipa en declaraciones al diario boliviano 'El Deber', en paralelo al encuentro que el Gobierno ha mantenido este martes con los familiares de las víctimas a su llegada a La Paz tras una semana de caminata.

En esa mesa de diálogo, la ministra de la Presidencia, María Nela Prada, ha recordado que el Gobierno ya se ha reunido en varias ocasiones con las víctimas con el fin se seguir trabajando en su reparación y lograr justicia.

"Hemos avanzado en varios puntos con las hermanas y hermanos, que tienen que ver desde temas de ayudas humanitarias, en el caso económico, en el tema alimenticio, en temas laborales, devolución de gastos, tratamiento de salud", ha contado.

La Fiscalía boliviana ya solicitó un juicio de responsabilidades contra Áñez por los episodios de represión y violencia policial que marcaron el inicio de su autoproclamado gobierno tras no reconocer la victoria del expresidente Evo Morales en las elecciones de 2019, mientras permanece en prisión a la espera de ser juzgada por delitos de sedición y terrorismo en el caso Golpe de Estado.

Durante las semanas que siguieron la renuncia de Morales y a la autoproclamación de Áñez, se produjeron fuertes protestas y movilizaciones en contra, con las masacres, tal y como fueron definidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de Sacaba, en Cochabamba, y Senkata, en La Paz, como episodios más funestos, en los que murieron fruto de la represión de las autoridades una veintena de personas y cerca de 200 resultaron heridas.