Actualizado 16/05/2006 13:34:01 +00:00 CET

Bolivia.- El Gobierno amenaza con un nuevo decreto "similar" al de ayer si no llega a un acuerdo con las petroleras

LA PAZ, 16 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno boliviano ha amenazado a las petroleras extranjeras que operan en el país con emitir un nuevo decreto "similar" al de ayer, que afecta entre otros al grupo español BBVA, en caso de no llegar a un acuerdo para que el Estado obtenga el 51% de las acciones de las compañías y refinerías capitalizadas en los años noventa.

"Vamos a conciliar cuentas y, sobre eso, queremos una negociación. Si las compañías petroleras no lo hacen, igual que a las AFP, habrá otro decreto por el cual lo que falta pasa a control de YPFB, para que sí o sí tengamos mayoría en los directorios", afirmó el ministro de Hidrocarburos, Andrés Soliz.

El Gobierno de Evo Morales dio ayer tres días de plazo a BBVA y a la aseguradora suiza Zurich para que entreguen al Estado "a título gratuito" las acciones que gestionan a través de fondos de pensiones en las empresas petroleras nacionalizadas el pasado 1 de mayo o, de lo contrario, sus instalaciones serán intervenidas.

Así se establece en un nuevo decreto complementario firmado ayer por el vicepresidente de la República, Alvaro García Linera, en sustitución del mandatario Evo Morales, por el que los fondos de pensiones privados o individuales, que en la actualidad están en manos del grupo financiero español y la compañía suiza de seguros, pasen a ser públicos o colectivos.

El decreto hecho público el 1 de mayo dice que "se transfieren en propiedad a YPFB, a título gratuito, las acciones de los bolivianos que formaban parte del Fondo de Capitalización Colectiva en las empresas petroleras Chaco, Andina y Transredes". Así, las acciones de las petroleras que ese Fondo ha depositado en la Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) "serán endosadas a nombre de YPFB".

Dos de esos fondos, uno del BBVA y el otro del Zurich, tienen un 48 por ciento de las acciones de Chaco (filial de British Petroleum) y Andina (filial de Repsol YPF), y un 34 por ciento de Transredes (filial de Enron-Shell), en nombre de ese Fondo creado para asegurar una pensión anual vitalicia a todos los bolivianos que tenían más de 21 años en 1995.