Publicado 23/11/2020 14:10CET

Bolivia.- El Gobierno de Bolivia acusa al exdirector de Migración de utilizar la institución con "fines políticos"

El presidente de Bolivia,  Luis Arce.
El presidente de Bolivia, Luis Arce. - [E]MATEO ROMAY / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Gobierno de Bolivia, Eduardo del Castillo, ha anunciado este lunes que el Ejecutivo presentará una nueva denuncia contra el exdirector de Migración Marcel Rivas, al que ha acusado de utilizar la institución con "fines políticos".

Del Castillo ha puntualizado en rueda de prensa que la nueva demanda, en la que se le acusa de incumplimiento de deberes y uso indebido de influencias, se emitirá porque de 1.061 alertas migratorias emitidas durante la gestión de Rivas, el 42 por ciento se extendió "de forma ilegal".

"Este señor ha utilizado la institución con fines políticos. De 1.061 alertas migratorias que ha realizado, el 42 por ciento fueron ilegales", ha informado, detallando que estas alertas se emitieron "para perseguir a exfuncionarios (del partido del expresidente Evo Morales, Movimiento Al Socialismo), políticos, periodistas, diplomáticos e incluso empresarios".

El ministro boliviano ha mostrado varias carpetas con las alertas migratorias supuestamente ilegales y ha reiterado que 495 estuvieron motivadas por "persecución política", según ha informado el diario 'Página Siete'.

Rivas, actualmente hospitalizado, se encuentra detenido de forma preventiva por su supuesta implicación en la salida irregular de Bolivia de los exministros Arturo Murillo y Fernando López.

La Fiscalía de Bolivia sostiene que existen varios indicios que probarían la supuesta vinculación del exdirector de Migración, detenido el jueves en La Paz, con la fuga de Murillo y López, investigados a su vez por la supuesta compra con sobrecoste de material antidisturbios para las Fuerzas Armadas y la Policía bolivianas.

El Ministerio Público insiste en que los exministros abandonaron la nación andina después de activar la "alerta migratoria" para evitarlo el 5 de noviembre, cuando Rivas aún era director de Migración, y que "tenía pleno conocimiento" de su existencia.

Rivas, por su parte, ha defendido que dejó el cargo el 4 de noviembre, un día antes de que Murillo y López, que supuestamente están en Brasil, abandonaran Bolivia.