Publicado 06/11/2020 18:01CET

Bolivia.- Héctor Arce y Javier Zavaleta, exministros de Morales, abandonan la Embajada de México un año después

El expresidente de Bolivia Evo Morales
El expresidente de Bolivia Evo Morales - PATRICIO MURPHY / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

El exministro de Justicia de Bolivia Héctor Arce y el de Defensa Javier Zavaleta han abandonado este viernes la Embajada de México en la que se encontraban desde hace casi un año a raíz de la crisis política desatada en el país tras las elecciones celebradas en octubre de 2019.

"Después de 360 días asilado, me reencontré con mi familia", ha aseverado Arce en un mensaje difundido en su cuenta de Twitter. En este sentido, ha especificado que la orden de detención que pesaba en su contra quedó sin efecto el martes.

Así, el exministro del Gobierno del expresidente Evo Morales ha señalado que ha procedido a retirar su solicitud de asilo en México y ha "recobrado la paz y la tranquilidad que le fueron arrebatadas injustamente", según informaciones del diario 'La Razón'.

El mismo destino ha corrido Zavaleta, que ha relatado que la Policía instaló tres "reflectores" en la delegación diplomática y que un centenar de policías se encontraban en el barrio La Rinconada, en la zona sur de la Paz, donde está la Embajada.

Se desconoce por el momento si los exministros Juan Ramón Quintana, Wilma Alanoca y Hugo Moldiz, así como el exgobernador de Oruro, Víctor Hugo Vásquez, además de Nicolás Laguna, exdirector de la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (Agetic), aún permanecen en el edificio.

El pasado 20 de octubre, tras la celebración de los comicios, la ahora ministra de Exteriores saliente del país, Karen Longaric, emplazó al nuevo Gobierno a tomar una decisión sobre la situación de los exfuncionarios de la Administración de Morales que permanecen en la Embajada de México.

La acogida por parte de la Embajada mexicana de los exfuncionarios generó tensiones entre el Ejecutivo interino boliviano y el Gobierno mexicano, así como una crisis diplomática con España, después de que se ordenara la expulsión de varios diplomáticos españoles de Bolivia y se acusara a España de conspirar con México para "extraer criminales y delincuentes".

En aquel momento, el Gobierno de México protestó ante las autoridades del Gobierno boliviano y exigió la retirada del "asedio" del inmueble, custodiado entonces por agentes bolivianos. La situación provocó la retirada de la embajadora mexicana del país tras ser declarada 'persona non grata' por el Gobierno de Jeanine Áñez.

Contador