Publicado 18/11/2019 17:45:14 +01:00CET

Bolivia.- Iglesia, UE y ONU convocan a las partes a un diálogo este lunes para pacificar Bolivia y celebrar elecciones

Bolivia.- Iglesia, UE y ONU convocan a las partes a un diálogo este lunes para p
Bolivia.- Iglesia, UE y ONU convocan a las partes a un diálogo este lunes para p - Gaston Brito/ DPA

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB), la Unión Europea y el enviado especial de la ONU, Jean Arnault, han convocado al Gobierno de la autoproclamada presidenta interina, Jeanine Áñez, a partidos políticos y representantes de la sociedad civil a un diálogo para este mismo lunes con el propósito de "pacificar" el país y pactar las condiciones para celebrar elecciones.

"La Conferencia Episcopal Boliviana, acompañada por la Unión Europea y el enviado de la ONU, convoca al Gobierno Nacional, a los partidos políticos y representantes de la sociedad, a un diálogo, hoy a las 14.30 (19.30 hora peninsular española) con el fin de pacificar el país, consensuar las condiciones de unas nuevas elecciones generales y los vocales para un nuevo Tribunal Supremo Electoral", ha informado la CEB en un comunicado.

Los Conferencia Episcopal ha considerado que "el diálogo es el camino apropiado para superar las diferencias entre bolivianos", defendiendo que "celebrar nuevas elecciones, transparentes y confiables es el mejor camino para superar las diferencias en forma democrática y pacífica".

Así, ha instado a las partes a acudir a la cita de este lunes, al tiempo que ha pedido a medios de comunicación y "líderes de opinión" a "bajar el tono de las declaraciones públicas para facilitar el diálogo y el entendimiento entre todos".

"Dios bendiga y ayude a todos, especialmente a los líderes políticos y sociales, para cumplir la responsabilidad personal e histórica que tienen en la pacificación del país. El Dios de la paz bendiga a su querido pueblo de Bolivia", ha zanjado.

La CEB, la UE y la ONU han ofrecido sus buenos oficios para resolver la crisis política que estalló tras las elecciones presidenciales del 20 de octubre por las denuncias de fraude. El entonces mandatario, Evo Morales, accedió a que la Organización de Estados Americanos (OEA) auditara el proceso electoral, en el que halló "irregularidades".

Morales, que había proclamado su victoria, dimitió y huyó a México, donde está en calidad de asilado político. La segunda vicepresidenta del Senado, Jeanine Áñez, tomó posesión para llenar el vacío de poder dejado por la renuncia del líder indígena y otros altos cargos.

El ya ex presidente boliviano y sus aliados se niegan a reconocer a Áñez como mandataria legítima por considerar que ha llegado al Palacio Quemado mediante un "golpe de Estado". Ella, por su parte, insiste en que solo estará en el cargo el tiempo suficiente para llamar a nuevas elecciones.